Faltan cuatro meses para acabar el año y ya podemos decir que 2018 no será un buen año para el vehículo eléctrico, especialmente para turismos, furgonetas y pick up. A final de año se estará lejos de doblar las cifras del 2017. El año pasado se vendió un total de 8425 turismos, furgonetas y pick up (BEV + PHEV) y hasta la fecha se han vendido 7586 vehículos del mismo tipo. Y estas cifras no van a remontar debido a diferentes factores.

El principal factor, es debido a las ventas en agosto, de todo tipo de motorizaciones, las cuales han sido espectaculares, el mejor resultado de los últimos 20 años. Todos los canales de venta han crecido con fuerza, especialmente el de empresas, que es el que refleja las automatriculaciones que tanto concesionarios como marcas han hecho por la entrada en vigor del nuevo protocolo de homologación de vehículos, el WLTP. En total, se calculan cerca de 20.000 unidades automatriculadas en agosto. Por ello, los compradores seguirán teniendo fuertes promociones hasta el final de año, porque se ha creado una gran bolsa de “Kilómetro 0” **.

El otro factor, son las ayudas del gobierno. Como ya comenté el 13 de Abril, en el artículo “Ayudas así, no, por favor”, las ayudas económicas que no estén diseñadas para permanecer en el tiempo hasta conseguir un objetivo de parque eléctrico concreto, para lo único que sirven es para entorpecer el mercado.  En las fechas en las que escribí el artículo el gobierno anunció que en Junio iba a lanzar el Plan VEA, el cual nunca se ha lanzado, entiendo que por el cambio del Ejecutivo. Entonces, yo comentaba que el simple anuncio del lanzamiento del Plan paraliza las ventas, hasta la entrada efectiva de las ayudas, porque aunque se tenga capacidad económica a nadie le gusta saber que compró su coche cuatro o cinco mil euros más caro que su vecino. Nos encontramos a cuatro meses de acabar el año y a no ser que se lancen las ayudas en breve y sin anuncios previos, el resto de acciones perjudicarían las ventas.

Estos dos factores combinados, juegan totalmente en contra del mercado de vehículo eléctrico, porque contrastan los precios de ganga de los vehículos de combustión tradicional, con los precios sin ayudas de los vehículos eléctricos. Lo cual no presagia buenos meses para las ventas de vehículo eléctrico, tanto de eléctricos puros como de los híbridos enchufables.

Si miramos las cifras de la totalidad de vehículos eléctricos (turismos, camiones, autobuses, ciclomotores, motocicletas, etc.), las ventas totales aparentan ser positivas con un crecimiento acumulado del 80% y del 100% en BEV y PHEV, respectivamente, en relación con el mismo periodo del año pasado. Pero hay que tener en cuenta dos hechos: el primer aspecto a tener en cuenta es el de los ciclomotores y motocicletas eléctricas, los cuales han tenido un comportamiento muy bueno debido a las empresas de alquiler (alquiler convencional y empresas de “moto-sharing”) y el segundo factor a tener en cuenta son las ventas de septiembre a diciembre de 2017, porque se vendieron cerca del 50% de las motorizaciones eléctricas enchufables del total del año. Si tengo razón, en mi previsión, de septiembre a diciembre de 2018 el sector de movilidad eléctrica no repetirá el mismo patrón. Ojalá me equivoque.

** FACONAUTO: nota de prensa del 3 de Septiembre.

Conversaciones: