El papel que juegan las motos eléctricas en la futura movilidad

El rápido crecimiento de las ciudades nos obliga a encontrar nuevas soluciones de transporte público.
El rápido crecimiento de las ciudades nos obliga a encontrar nuevas soluciones de transporte público.

No hace falta ser fan de las películas de ciencia ficción para intuir que las motos eléctricas ya son clave en la movilidad de las ciudades. Así como tampoco hace falta imaginarse que los servicios de sharing van de la mano, ni que los sistemas de conducción autónoma se incorporarán a esta ecuación para facilitar nuestros desplazamientos y hacerlos más eficientes y seguros. Pero volvamos a 2018 para ver cuál es el rumbo del sector de las dos ruedas.

Por el momento, las motos eléctricas son la excepción, ya que la mayoría del parque móvil de nuestro país continúa siendo de combustión. Pero tanto instituciones como marcas involucradas están dando los pasos adecuados para que se conviertan en una alternativa real y la tendencia se consolide.

Así, el crecimiento año tras año está siendo muy interesante y cada vez son más las marcas que empiezan a apostar por las motos más comprometidas con el medio ambiente; como se ha podido detectar en las últimas ferias de automoción donde se han presentado nuevos modelos eléctricos y versiones eléctricas de otros que anteriormente eran exclusivamente de combustión, apostando claramente por una movilidad más sostenible.

Las motos eléctricas compartidas

Dentro de esta tendencia global hacia los vehículos de dos ruedas eléctricos, que ayudan a dinamizar el tráfico en las grandes ciudades reduciendo emisiones de gases nocivos, es particularmente interesante la predisposición de los ciudadanos a compartir bienes y servicios, como son nuestras scooters.

Los últimos informes del sector apuntan que la economía colaborativa está en auge. El uso de estas plataformas en la Unión Europea se sitúa en el 15%, con países como Francia o Irlanda a la cabeza. España se sitúa por encima de la media, con un porcentaje de uso del 19%. No obstante, más de 300 empresas creadas en España muy recientemente se englobarían ya dentro de la economía colaborativa. Y se prevé que el sector aumente sus ingresos un 2.000% en diez años, lo que demuestra que no es una moda pasajera sino una respuesta a un nuevo paradigma social y empresarial. Así la economía colaborativa y el sharing suponen un win-win en el que los ciudadanos tienen acceso de forma fácil y económica a bienes y servicios que, de otra forma, igual no podrían adquirir.

Las ciudades del futuro

La concentración de personas en los núcleos urbanos y el rápido crecimiento de las ciudades nos obliga a encontrar soluciones que faciliten el transporte público y contribuyan a que los medios de transporte motorizados sean más eficientes. Y aquí es donde las motos eléctricas muestran su potencial como solución a los crecientes problemas de movilidad, aportando ventajas frente a otros vehículos motorizados como la reducción de espacio destinado a aparcamiento o la eliminación de gases nocivos.

Es cierto que todavía queda mucho camino por recorrer en el mundo de las motos eléctricas, pero lo que no se puede poner en duda es que estos nuevos vehículos de dos ruedas han venido para quedarse.

Conversaciones: