Híbridos y Eléctricos

47 UNIDADES

Lancia Delta EVO-e: el primer Delta eléctrico toma al clásico como base (y es manual)

El primer Lancia Delta eléctrico no es de Lancia sino de GCK Exclusiv-e, quien ha dado a conocer el Delta EVO-e, una restauración en clave eléctrica de 47 unidades del popular compacto.

Lancia Delta EVO-e.
Lancia Delta EVO-e.

La empresa austriaca GCK Exclusiv-e se ha adelantado a la propia Lancia con el anuncio de la fabricación de un Lancia Delta eléctrico basado en el mítico compacto italiano. Lo han llamado Lancia Delta EVO-e, y tan sólo se ceñirán a fabricar una tirada de 47 unidades, a las que de momento no han puesto precio. 

No se trata de la primera restauración en clave eléctrica que se adelanta a la propia marca del modelo al que recurren. Meses atrás, por ejemplo, Everrati dio a conocer un Porsche 911 clásico (de la generación 964) al que se separó de su motor de combustión para implantar un esquema eléctrico por baterías, haciendo de él un coche eléctrico más rápido de lo que era originalmente, pero respetando su imagen y estética.

La fórmula usada por GCK es muy similar a la de la compañía británica, pues atendiendo al diseño lo cierto es que poco deja entrever que bajo la carrocería del Evo-e se esconde un tren de potencia que nada tiene que ver con el original. Ademas de someter la unidad donante a una restauración completa, la empresa autora de este "electromod" tan sólo ha sumado algunos componentes de fibra de carbono alrededor en su exterior carrocería, como el difusor, las tomas de los guardabarros o el alerón trasero.

Lancia Delta eléctrico

Lancia Delta EVO-e eléctrico.

En su interior tampoco hay nada que lo delate como un coche eléctrico. Superficies cubiertas en alcantara toman protagonismo aquí, con pespuntes en color naranja en la unidad fotografiada, que también opta por incorporar unos asientos Recaro CS. Ni tan siquiera la palanca de cambios muestra atisbo alguno de lo que se esconde bajo el capó, pues esta recreación ha conservado el cambio manual del coche original.

En lo relativo a su esquema técnico, los números no son especialmente llamativos, aunque por potencia sí que supera aquellos de la versión original del Delta Integrale. El motor eléctrico rinde 200 CV (147 kW) en conjunto con 350 Nm de par motor. No obstante se trata de las cifras máximas en cada caso, ya que de manera nominal éstas se sitúan en unos mas comedidos 122 CV y 200 Nm.

Tampoco la batería de la que se alimenta goza de una capacidad suntuosa. Según la empresa el Delta EVO-e recurre a un paquete de celdas de iones de litio cuya capacidad se sitúa en 29 kWh. Para ponerla en contexto, se trata de una capacidad ligeramente superior a la de un Dacia Spring con sus 27,4 kWh. Según GCK con una carga completa puede llegar a recorrer hasta 200 kilómetros, si bien parece tratarse de una autonomía optimista en base a la relación entre batería y potencia, que además es transmitida a las cuatro ruedas a través del cambio manual.

Interior del Lancia Delta EVO-e.

Interior del Lancia Delta EVO-e eléctrico.

Sin embargo que la batería no sea demasiado grande ayuda a mantener el peso total del conjunto a raya, pues tan sólo pesa 100 kilos más que el coche en el que está basado, con una tara de 1.400 kilos. La aceleración desde parado hasta los cien kilómetros por hora se sitúa en 6,9 segundos.

Tal y como ha dado a conocer Carscoops, de las 47 unidades que está previsto que GCK produzca, habrá diez Delta EVO-e que luzcan la librea de competición de Martini en honor al Lancia Delta Integrale Evoluzione de Martini Racing, que además incorporará mejoras en el chasis para hacerlo más deportivo, además de equipar más fibra de carbono y asientos Sparco.

Conversaciones: