Híbridos y Eléctricos

GRAN TURISMO ELÉCTRICO

El próximo Bentley Mulsanne perderá dos puertas y ganará una (gran) batería

El próximo Bentley Mulsanne será muy diferente al que conocíamos hasta ahora. La firma británica planea convertirlo en un Gran Turismo de dos puertas y completamente eléctrico.

Bentley-Mulsanne-Speed_02
El próximo Bentley Mulsanne perderá dos puertas y ganará una batería

El próximo Bentley Mulsanne será muy diferente al que habíamos conocido hasta ahora. La firma británica planea convertirlo en un Gran Turismo, abandonando su tradicional carrocería tipo berlina, y será una parte clave de la estrategia de electrificación 'Five-in-Five' de Bentley.

'Five-in-Five' se traduce literalmente al castellano como 'Cinco en cinco'. Para Bentley, esto significa cinco coches eléctricos en cinco años, entre 2025 y 2030. Son los planes que tiene Bentley para convertirse, a partir de 2030, en una marca exclusivamente de coches eléctricos.

Uno de esos cinco nuevos modelos eléctricos será el próximo Bentley Mulsanne, que llegará antes de que termine esta década. Volverá a utilizar el nombre Mulsanne pero no será una gran berlina de superlujo como había sido hasta ahora, sino un Gran Turismo con dos puertas, más deportivo y, previsiblemente, configuración 2+2 plazas, según ha podido saber Autocar

Eso sí, será el buque insignia de Bentley cuando llegue al mercado. Situado en lo más alto de la gama y notablemente más caro que el Mulsanne antiguo (el cual dejó de fabricarse a mediados de 2020). Aunque con un coche de proporciones y enfoque distintos, la idea de Bentley es volver a entrar en el segmento del superlujo que abandonó con el Mulsanne, asegurando así mayores márgenes de beneficio y la posibilidad de ofrecer una elevadísima personalización en cada vehículo, tal y como esperan los clientes de la marca.

Los dos o tres primeros modelos eléctricos de Bentley utilizarán la misma tecnología de baterías, según ha dicho la propia marca. Sin embargo, los modelos siguientes -entre los cuales se encuentra el futuro Mulsanne- podrían incorporar tecnologías más avanzadas. Aunque la marca no ha hecho referencia directa, podría tratarse de baterías de electrolito sólido. El Grupo Volkswagen (propietaria de Bentley) ya trabaja en las baterías de celdas unificadas, que en los modelos de mayores prestaciones y precio utilizarán celdas con alto contenido en níquel. Paralelamente, trabajan con QuantumScape en el desarrollo de baterías de estado sólido, que podrían estar listas en 2025.

El primer vehículo eléctrico de Bentley tendrá una autonomía de «más de 500 kilómetros» y utilizará la plataforma desarrollada junto a Audi, en la que Bentley se ha involucrado desde el principio para poder sacar mayor provecho de ella. En la marca califican este hecho como un «cambio de juego» que les permitirá mayor margen de maniobra a la hora de desarrollar sus coches. El primer Bentley eléctrico llegará al mercado en 2025 y será una berlina más pequeña que el Mulsanne anterior, probablemente con una longitud a medio camino entre el Flying Spur y el Mulsanne. Aunque todavía se desconocen sus especificaciones, desde la marca han adelantado que contará con carga inalámbrica para la batería.

Conversaciones: