Híbridos y Eléctricos

DE BAD BIKE

MiG E-scooter: un patinete eléctrico de 500 W de potencia con el que se puede salir de la ciudad

Con el patinete eléctrico MiG, Bad Bike lanza al mercado un patinete eléctrico que se desmarca de los demás por ofrecer un extra en cuanto a dinamismo cuando se complica la superficie por la que circulamos.

Bad Bike MIG
Bad Bike MiG.

Si de algo peca el grueso de todos los patinetes eléctricos que componen la oferta actual es que está única y exclusivamente diseñados para ser usados en superficies lisas, como asfalto o cemento. Es por ello que a la mínima que se complica la superficie la capacidad de avance y solvencia de los mismos se ve mermada, aunque no parece el caso del MiG de Bad Bike.

No es, sin embargo, el primer patinete eléctrico que pasa por nuestro portada a causa de un enfoque dinámico distinto al de los patinetes eléctricos más comunes. El TAUR gracias a sus grandes ruedas y distinta posición de conducción también aportada una personalidad distinta al mercado, así como el Splach Turbo, con doble suspensión.

En ambos casos, y al igual que el MiG protanogista de hoy, todos ellos han encontrado viabilidad económica gracias a que sus proyectos han sido financiados con la aportación de particulares a través de Indiegogo, una de las plataformas más conocidas para llevar a cabo campañas de crowdfunding.

Si algo caracteriza a todas las apuestas que tienen lugar en dicha plataforma, es que al no provenir de un gran fabricante, la originalidad y el ingenio cobran protagonismo, en el caso del MiG, éste se centra además de en sus neumáticos con cubierta de tacos y de fat tyre.

trvbxovpfnxxgdghegc8

Rueda delantera del MiG.

Su esquema eléctrico queda en manos de una batería de 513 Wh (48 V y 10,5 Ah) con la que, según sus creadores, puede recorrer una distancia mínima de entre 30 y 40 kilómetros. Por supuesto, tiene tecnología de iones de litio y es suministrada a Mad Bikes por Samsung.

El motor eléctrico es, tal vez, la estrella del conjunto, y el responsable de que la autonomía no sea mayor, pues dada la capacidad de la batería se podría esperar mejores distancias con uanna carga completa, pero los 500 W de potencia del propulsor impiden lograr una mejor cifra.

Está limitado a los consabidos 25 kilómetros por hora máximos que se permiten en Europa, y pesa 17,5 kilos, mientras que puede portar cargas de hasta 100 kilos y afrontar pendientes de hasta un 15 % de desnivel.

En lo estético el MiG se antoja agresivo, en parte por sus gruesos neumáticos, pero también ayuda a ello su abrupta plataforma, que en lugar de ser plana como es habitual luce una ligera curvatura. Para evitar que el usuario resbale está equipada con una cubierta antideslizante. Una pequeña tira de led colocada bajo el manillar de manera vertical se encarga de hacer las veces de grupo óptico.

Tiene freno de disco trasero, es plegable por la base del mástil que sujeta el manillar y goza de un pequeño display en el que se refleja la carga de su batería, así como la velocidad.

Así pues, el MiG está disponible en la página de Indiegogo a cambio de los 643 euros que cuesta (incluyendo un 25 % de descuento). En tan sólo unos días sus responsables han superado el objetivo de 9.000 euros que necesitaban recaudar para dar comienzo a la producción, por lo que es de esperar que se pronuncien con actualizaciones sobre el estado del MiG en los próximos compases.

Conversaciones: