QUIEREN LLEVAR EL AUTOMOVILISMO A LAS OLIMPIADAS

Karts eléctricos, ¿el nuevo campeonato de la FIA?

La propuesta mostrada en 2016 continúa dando pasos al frente, con ideas similares a las de la Fórmula E y pudiendo abrir las puertas a que en el futuro el automovilismo pueda considerarse disciplina olímpica.

Karts eléctricos en acción.
Karts eléctricos en acción.

A mediados del mes de octubre la FIA ha presentado nuevas variantes de karts eléctricos (también conocidos como e-karts) con la idea de continuar el desarrollo que ya comenzó allá por 2016. Esta presentación ha tenido lugar en Buenos Aires, con unidades de demostración con las que se ha podido realizar unas primeras observaciones acerca de su comportamiento dinámico, el cual es por naturaleza diferente al de los karts tradicionales con motor de combustión.

Las especificaciones iniciales que la FIA divulgó en 2016 eran las de un kart capaz de pasar de 0 a 100 en menos de cinco segundos y alcanzar los 130 kilómetros por hora, prestaciones similares a las que se pueden encontrar en karts de gasolina, aunque lo que más llamaba la atención era que pudieran alcanzar los 300 Nm de par motor. Como vara de medida, los actuales coches Supercar de rallycross (que se utilizan en el mundial de rallycross por pilotos como Sébastien Loeb o Petter Solberg) cuentan con 900 Nm procedentes de sus propulsores turbo con 600 caballos.

De manera similar a los modelos convencionales, estos karts eléctricos cuentan con el sistema de propulsión detrás del asiento: a un lado las baterías y al otro el motor, de manera que se consigue equilibrar el peso. No obstante, el peso de este sistema es mayor que el de un motor de propulsión, por lo que el coche tiende más a sobrevirar cuando se aplica gas, siendo necesario unas buenas manos para mantenerlo en la trazada sin perder demasiado tiempo cuando empieza el sobreviraje.

Karts eléctricos en acción

Ahora bien, justo este aspecto es el más interesante de los motores eléctricos: la entrega de par es lineal e inmediata, por lo que siempre funciona en el rango óptimo de revoluciones. Gracias a esto su aceleración va a ser más rápida, teniendo en cuenta además que los karts cuentan con un peso liviano. Este dato es importante, sobre todo al salir de las curvas, siempre buscando acelerar lo antes posible para encontrar esas décimas extra o esos kilómetros por hora de punta de más.

Como es lógico, el comportamiento dinámico de estos karts aún ha de ser pulido antes de que pueda llevarse a cabo algún tipo de campeonato a nivel FIA, de la misma manera que existen campeonatos europeos o mundiales para karts convencionales. Con los monoplazas de Fórmula E ocurrió algo similar, necesitando desarrollo continuo durante varias temporadas antes de llegar hasta donde se encuentra ahora, estrenando la segunda generación para este año 2018/2019.

La FIA, y sobre todo su presidente actual Jean Todt, tiene el objetivo de elevar el automovilismo a la categoría de deporte olímpico, algo que nunca se ha dado hasta ahora debido, sobre todo, a la concepción de que no depende tanto de la forma física o la habilidad del atleta sino de la capacidad de la montura. No obstante, los karts eléctricos ofrecen más posibilidades de carreras con auténtica igualdad entre un coche y otros.

Con un motor de combustión es complicado medir con exactitud el nivel de potencia y par motor que rinde cada kart, pero con motores eléctricos resulta más fácil monitorizarlo de manera que se pueda correr en absoluta igualdad de condiciones, algo importante si se aspira a deporte olímpico. Además es sencillo hacerlo con un suministrador único de manera que las especificaciones sean iguales para todos los competidores, como ocurre con diferentes campeonatos monomarca existentes.

Este apartamiento al ámbito olímpico se produce pese al gran nivel de forma física que exige el automovilismo al máximo nivel en la actualidad - en diversas disciplinas puede verse que los pilotos tienen una preparación muy específica, con una tonificación muscular determinada para tener la mejor forma sin contar con un peso excesivo. En un monoplaza el aspecto del peso del piloto es importante, pero en el caso del karting se convierte en vital a la hora de poder tener un mejor paso por curva, dado que el kart en sí es ligero y las diferencias de peso se notan mucho más.

Conversaciones: