ENTREVISTA | ENRIC ASUNCIÓN, CEO DE WALLBOX

Wallbox: “La intención de la compañía es ir cada vez más a la carga rápida”

El fabricante de cargadores para vehículos eléctricos Wallbox debutó el pasado noviembre en el mercado chino gracias a un acuerdo firmado con la compañía Chanchung FAWSN. Enric Asunción, CEO de la firma con sede en Barcelona, analiza las posibilidades que se abren para una de las empresas referencia en la industria de la infraestructura de carga.

Enric Asunción, CEO de Wallbox.
Enric Asunción, CEO de Wallbox.

Wallbox cerró el pasado noviembre un acuerdo para la comercialización de 500.000 cargadores para vehículos eléctricos en China durante los próximos cinco años. Enric Asunción, CEO de la compañía, cree que gracias al convenio firmado con su socio Changchun FAWSN, la firma consigue dar un paso de gigante para establecerse en el mayor mercado de coches eléctricos de mundo. "El objetivo de esta joint venture es crecer no solo a nivel de fabricantes, sino también a otros canales de venta", explica el fundador, que valora positivamente que las leyes españolas vayan "por delante" del mercado de los vehículos eléctricos.

 

PREGUNTA. Wallbox acaba de firmar un contrato para comercializar 500.000 cargadores en China en los próximos cinco años. ¿En qué etapa de desarrollo se encuentra la red de infraestructura china?

RESPUESTA. El crecimiento del mercado chino es muy grande, de un 72% y China es líder en ventas, pero localmente esto representa solo un 2%. La infraestructura pública es mínima y muy desatendida en este momento. Por esa razón “cargar en destino” es tan importante, abre un gran potencial de mercado.

P. ¿Por qué han escogido China?

R. Queremos ser un líder global en el sector de la carga y creemos que, para ser el líder, tienes que estar en el mercado principal de algo. Si China, en este caso, es el principal mercado del coche eléctrico, tenemos que ser líderes en ese mercado.

P. ¿Cuál es su público objetivo allí?

R. En el caso de esta joint venture que hemos firmado, el objetivo es fabricar y vender sistemas de carga para los fabricantes de coches chinos. Es un acuerdo muy concreto que obviamente puede crecer mucho a nivel de alcance no solo a fabricantes, también a otros canales de venta, pero ahora mismo nos enfocamos en los fabricantes de coches chino y ese es el objetivo de esta joint venture.

P. ¿Qué diferencias hay entre el consumidor chino y el español?

R. Es muy diferente el dónde se realiza la carga. Ahora mismo en España, por ejemplo, el cliente del coche eléctrico actual vive en una casa y poco a poco se está pasando más a la comunidad de vecinos. En China la principal vivienda se encuentra en grandes bloques. El parking de comunidad de vecinos chino no es el típico español. Estamos hablando de aparcamientos de entre 2000 y 3000 plazas, que necesitan una gran infraestructura de carga. Los proyectos que se hacen a nivel de comunidad de vecinos son grandes, mucho más grandes de lo que puede ser un proyecto de un típico parking residencial en el mercado español. Básicamente es un tema de tamaño.

P. La producción de esos cargadores se realizará en una planta en Suzhou. ¿Qué tecnologías de su socio podría implementar Wallbox en el mercado español?

R. El partner chino en este caso ofrece la red de ventas. Nosotros somos el proveedor tecnológico en esta joint venture. De hecho, no planteamos fabricar un cargador en China para el mercado europeo. Lo que nos puede ofrecer el partner como proveedor es más el hecho que esta joint venture seguramente innovará y esperamos –y creemos– que muchas de estas innovaciones se harán sobre todo a nivel de sistemas de pago, que es donde en China están muy avanzados. Allí ya no se usa el dinero en efectivo o las tarjetas de crédito, pero se paga todo a través de aplicaciones de móvil. Creemos que habrá mucha innovación en esta joint venture y es lo que podemos traer a Europa.

P. En España, diversas opiniones han puesto en duda la capacidad de la red eléctrica para absorber la demanda energética de los coches eléctricos. ¿Cuál es su opinión al respecto? ¿Es distinta la situación en China?

R. Gracias a nuestros sistemas de carga, permitimos manual o automáticamente fijar una carga planificada con la que poder gestionarla cuando la energía es más barata. A medida que la red está cada vez más cargada –porque hay más coches eléctricos– los parámetros ya no solo serán precios, sino disponibilidad de la red. Nuestros cargadores y nuestra plataforma permiten adaptarse al momento en que la red está realmente limitada. Por lo tanto, nuestra solución tecnológica, soluciona este posible problema. Es decir, si hay que adaptar en un barrio para reducir el consumo, nuestros cargadores lo pueden hacer remotamente.

Aquí queremos ir un paso más. Gracias a nuestro cargador Wallbox DC, que saldrá en junio, no solo permitimos dejar de consumir, sino generar energía en los momentos que existe falta de energía en la red. Toda nuestra estrategia de producto en parte va a solucionar este problema, dotando de inteligencia al producto para que automáticamente pueda adaptarse a las diferentes condiciones de la red eléctrica.

Al final todos los países en mayor o menor medida tendrán que poner inteligencia para el cambio de modelo de consumo de energía. En este momento todos vamos a la gasolinera para poner la “energía” en nuestro coche. Todo esto ahora cambiará y se trasladará a casa. Obviamente hay que hacer cambios en la red, pero con cada producto que instalamos ya estamos preparando el país para esto.

P. ¿Cómo son los incentivos estatales en China? ¿Le parece un modelo aplicable a España?

R. Aparte de los incentivos en forma de subsidios como en muchos otros mercados, en china teniendo en cuenta la gran populación que se concentra en las grandes ciudades, se utiliza el método de sorteo números de matrícula que pueden circular y en que días. Con el coche eléctrico están dando la “matrícula verde” que no se incluye en estos sorteos, que significa que estos vehículos pueden circular siempre.

Creo que en cada país se tiene que encontrar la mejor manera dependiendo de su populación, cultura y manera del uso del coche. Se tiene que ir viendo lo que funciona y lo que no y poder ir adaptando.

P. ¿Planea la compañía su expansión a otros mercados?

R. Estamos trabajando la entrada en algún otro mercado estratégico, pero aún estamos acabando de cerrar.

P. Además del acuerdo anunciado el pasado abril con Kia para operar en Irlanda, ¿qué otros acuerdos estratégicos han realizado?

R. Este año ha sido muy éxitoso para Wallbox. Hemos cerrado acuerdos estratégicos tanto a nivel español como europeo entre los que se encuentra Iberdrola, Scottish Power, Jaguar o Merlin Properties.

P. ¿Cree que España está siguiendo la senda correcta para adaptarse a la descarbonización, programada para 2040?

R. Primeramente, estamos viendo que las leyes van por delante del mercado. Es algo positivo, desde el punto de vista del coche eléctrico, el poner un límite al uso del coche de combustión interna. Está clarísimo que el coche eléctrico es el futuro. Incluso en el presente ya se ve que el porcentaje de ventas sube cada vez más. Por tanto, sí, creo que España va un poco lento en comparación con otros países europeos, pero está poniendo remedios.

P. ¿Qué peso tendrá en los próximos años el mercado español para Wallbox?

R. Tenemos la suerte de ser una empresa que nació internacionalmente. Desde el día que nacimos estamos enfocados al norte de Europa, Alemania, Francia, Reino Unido y ahora también en otros mercados. España, a día de hoy, es un 20% de nuestras ventas, pero a medida que vayan creciendo los otros mercados, por mucho que crezca el español, nunca será el más importante. Al final es por un tema de número de habitantes. Hay muchas más posibilidades en China que en España. España a nivel estratégico es un mercado importantísimo, pero a nivel de volumen será cada vez más pequeño para Wallbox.

P. En España pronto llegará el Plan VEA de ayudas gubernamentales. Hay medios de comunicación que adelantaron que los concesionarios ya no gestionarían las ayudas para la instalación de puntos de carga. ¿Cómo valora que la responsabilidad de solicitar la ayuda para instalar el punto de recarga recaiga ahora en el consumidor?

R. Es cierto que parece que se ha adelantado esta información conforme a que ya no se gestionaba la ayuda desde los concesionarios para los puntos de recarga, sino que formaran parte del paquete de ayudas dedicados a infraestructuras. Es decir, este paquete anteriormente solo era para vía pública y empresas, pero se va a ampliar también al mercado doméstico. Parece que esto será la estructura, pero igualmente no hay nada confirmado.

En lo que afecta a Wallbox, pues como proveedor de soluciones de carga para vehículo eléctrico tendrá que dar este soporte al cliente, dando la información necesaria para poder hacer la solicitud de esta ayuda. Mediante una plantilla que le pueda servir o cualquier tipo de información que le facilite pedir la ayuda de la manera más fácil y cómoda posible. La información que tenemos de AEDIVE (la Asociación Empresarial para el Desarrollo y el Impulso del Vehículo Eléctrico) es que las cosas irán por aquí, pero sí que es cierto que muchas marcas querían que dentro del servicio que ellos ofrecían como carga del vehículo eléctrico estuviera la ayuda a la solicitud de la subvención.

P. ¿Cuál es el valor diferencial de Wallbox respecto a otros proveedores de cargadores?

R. Tenemos tres grandes valores que se ven en nuestros productos y que para nosotros son la gran diferencia. El primero es que innovamos para hacer las cosas simples, es decir, gracias a nuestros productos solucionamos muchos de los problemas de los usuarios, como poder cargar cuando la energía es más barata. Nos adaptamos a la instalación de cada cliente; no importa si tiene mucha o poca potencia disponible en casa. Damos medios de pago para empresas. Resumiendo, hacemos la vida del usuario más fácil.

El segundo valor, y también es la gran ventaja, que nos enfocamos en el usuario final del cargador. Todo lo que hacemos lo hacemos pensando en la persona que va a utilizar ese producto y no en la que lo va a distribuir o quién lo va a instalar. Obviamente es fácil instalar un producto Wallbox, pero el foco está en el usuario.

Lo que siempre intentamos lograr es la mejor experiencia del usuario, que sea muy cómodo de usar. Muestra de ello es la aplicación y el portal myWallbox, comunicación bluetooth con el Pulsar, el reconocimiento facial del modelo Copper por ejemplo y la pantalla táctil del Commander. También sistemas como el Power Sharing para que en empresas y comunidades de vecinos se puedan instalar más cargadores con menos potencia que un cargador master. Otro ejemplo es el Power Boost, donde se mide el consumo de energía total de la casa y en función de lo que estamos usando se adapta automáticamente la potencia que se suministra al cargador para poder cargar el coche.

El tercer valor es que el diseño no es un lujo. Al final eso también crea un valor muy diferencial con un producto que va asociado a un coche. Los cargadores que ves a día de hoy de otras marcas son cajas, cuadros eléctricos. Nosotros lo que hacemos es un producto de diseño que encaja muy bien con el vehículo. Puedes escoger el color, puedes escoger materiales y es un producto tipo electrodoméstico, pero también muy relacionado con el mundo de la automoción.

P. El mencionado servicio Copper es un sistema que integra tecnologías de inteligencia artificial como reconocimiento facial o detección del movimiento. ¿Qué innovaciones podemos esperar de la compañía en el futuro?

R. La intención de la compañía es ir cada vez más a la carga rápida, más eficiente y más cómoda para el cliente, siguiendo nuestros valores. Estamos trabajando en los futuros estándares de carga, como puede ser por ejemplo la carga inalámbrica o la carga super rápida.

P. La carga vinculada monofásica se realiza a 7,4 kW. ¿Prevén implementar en el futuro tecnologías que aumenten la potencia o existen limitaciones?

R. La limitación a día de hoy es la potencia que pueda absorber el coche, pero gracias a nuestro cargador Wallbox DC se elimina esta limitación y, en un futuro, podremos cargar más rápido en casa y también emparejarlo con baterías externas.

P. ¿Pasa entonces el modelo de negocio de Wallbox por ofrecer un producto mejorado a nivel de diseño y tecnología?

R. Sí, el modelo de negocio es el producto, pero cada vez más estamos ofreciendo servicios digitales y ofertas de instalación mediante nuestros partners. También vamos hacia otro tipo de servicios como pueden ser los de energía. El modelo de negocio no solo se centra en el hardware, sino que cada vez crecemos más en servicios.

P. ¿Cuál es el porcentaje que invierte la compañía en I+D?

R. Gran parte de la inversión de la compañía, y eso se muestra en los más de cuatro nuevos productos, nuevas plataformas y nuevos servicios que lanzamos al año.

P. ¿Se inspiran en otras compañías del sector tecnológico? 

R. Nos inspiramos obviamente en las grandes tecnológicas mundiales. Nos gustó por ejemplo Google a nivel de Android o Apple. Quizá no a nivel de producto, pero sí en cuanto a su filosofía de mejorar en todo y ser los mejores.

Conversaciones: