Híbridos y Eléctricos

PARA EL MERCADO CHINO

La startup china Singulato utilizará la tecnología de Toyota para fabricar coches eléctricos

La startup china Singulato fabricará un micro coche eléctrico basado en el Toyota eQ, como parte del acuerdo de colaboración entre ambas empresas.

toyota
La startup china Singulato utilizará la tecnología de Toyota para fabricar coches eléctricos.

El fabricante de automóviles japonés Toyota anunció a inicios de abril que otorgaría licencias libres de derechos de unas 24.000 patentes relacionadas con la electrificación de los vehículos, una sorprendente decisión que ya podría estar beneficiando a otras compañías.

Toyota acaba de firmar un acuerdo con la startup china Singulato para venderle su tecnología eléctrica, que le permita acelerar el desarrollo de un coche eléctrico de pequeño tamaño. A cambio, Toyota tendrá derechos preferenciales para adquirir créditos medioambientales en China, a través de los coches de nueva energía que Singulato produzca.

De igual forma, la firma japonesa podrá conocer cómo operan las startups de vehículos eléctricos en China y las estrategias que utilizan. “A pesar de un siglo de experiencia en esta industria, debemos ser lo suficientemente humildes para aprender de las nuevas empresas”, aseguró Toyota.

Por su parte, Singulato adquiere una licencia para usar el diseño y la tecnología del coche eléctrico Toyota eQ, la versión eléctrica del iQ. La compañía china ha anunciado oficialmente el acuerdo durante el Salón de Shanghái y ha presentado el primer prototipo basado en el eQ, que llegará al mercado a principios de 2021 con un precio más asequible y con mayor autonomía. “Este acuerdo nos permite ahorrar tiempo y costes para desarrollar un coche confiable”, explicó Shen Haiyin, CEO de Singulato.

Créditos medioambientales

Las autoridades chinas, dispuestas a seguir promoviendo los vehículos libres de emisiones para combatir la contaminación ambiental, crearon un sistema de cuotas de producción en el que exigen a los fabricantes producir una cierta cantidad de vehículos de nueva energía en proporción a su volumen total de ventas. El fabricante que no logre alcanzar las cuotas podrá comprar “puntos ecológicos” a un fabricante de coches con créditos excedentes para evitar pagar cuantiosas multas.

Toyota ya ha reconocido que no podrá cumplir con las cuotas de fabricación que exige el mercado chino sin comprar créditos de otros fabricantes. Por eso, además de este acuerdo con Singulato, también colaborará en las ventas de los coches eléctricos de GAC ​​Motor, con el que se ha asociado formando una empresa conjunta para generar créditos.

Estos acuerdos forman parte de la estrategia de Toyota para acelerar su crecimiento en el mercado automovilístico más grande del mundo, al reforzar su capacidad de fabricación y los canales de distribución.

Singulato, propiedad de Chi Che-hung Technology y respaldada por Intel Corp y la empresa japonesa Itochu Corp, fue fundada en diciembre de 2014 para la producción de vehículos premium de Nueva Energía en el mercado chino. Paralelamente desarrolla sistemas de conducción autónoma, servicios de redes para la industria automotriz y tecnologías de big data en la nube. Es una de las más de 50 startups dirigidas al mercado de los vehículos eléctricos que buscan sobrevivir en un mercado creciente y muy competitivo.

La startup tiene previsto iniciar este mismo año la comercialización de su primer coche eléctrico, el SUV eléctrico de tamaño mediano Singulato iS6, con el objetivo de competir con otros fabricantes locales como Nio y WM Motor.

Singulato iS6

Singulato iS6.

Singulato iC3

El coche eléctrico de Singulato basado en el eQ de Toyota, que llevará el nombre de iC3, será un automóvil conectado, con una gran cantidad de funciones relacionadas con la seguridad, la navegación y el entretenimiento, y también contará con algún nivel de conducción autónoma. Además, Haiyin informó que el iC3 debería alcanzar una autonomía de 250-300 km (160-190 millas) con una sola carga, tener un precio de 100.000 yuanes (13.300 euros) y lograr 200.000 unidades vendidas en cinco años.

Toyota vendió alrededor de 100 unidades del eQ en 2012 y luego detuvo la producción para replantearse los límites tecnológicos de los vehículos eléctricos: la autonomía, los tiempos de recarga y los elevados precios que exigía para ser rentable.

En este sentido, Singulato cree que los avances tecnológicos, especialmente en las baterías, permiten que este modelo de automóvil sea ahora mucho más comercial. Haiyin, ha destacado que este acuerdo “ahorrará tiempo y costes para desarrollar un automóvil fiable”, y permitirá a la empresa lanzarlo en 2021 adaptándolo a los gustos del mercado chino.

Singulato fabricará el iC3, una versión china del Toyota eQ

Singulato fabricará el iC3, una versión china del Toyota eQ.

Conversaciones: