INDUSTRIA AUXILIAR

Continental prepara una división que fabricará motores y baterías de coche eléctrico

Bajo la dirección de la familia Schaeffler, Continental se prepara para encarar la electrificación de la industria y considera incluso producir baterías.

Continental se prepara para la era eléctrica del automóvil.
Continental se prepara para la era eléctrica del automóvil.

No solo los fabricantes de vehículos deben invertir dinero en investigación y desarrollo de nuevas tecnologías que les permitan electrificarse, las empresas proveedoras deben hacer lo mismo si no quieren perder fuelle en una industria que vira sin pausa hacia la electrificación. Continental AG, el segundo fabricante de componentes mundial, ha sido la última de muchas empresas que han anunciado cambios para seguir la línea que imponen las marcas de coches.

Continental seguirá los pasos de otras empresas, como Delphi Automotive o Autoliv AB, que se han dividido. Así, el fabricante alemán planea, tras meses preparación, dividir su unidad de propulsores, cuyos productos incluyen repuestos para motores de combustión, en una entidad separada a partir del año que viene. Según las primeras informaciones, la empresa mantendría el control mayoritario en cualquier venta de acciones que pudiera haber durante los próximos meses. El consejo de supervisión aún debe firmar el plan tras reunirse a finales de este mes. Además, Continental está contemplando dos opciones importantes, vender parte de su división de neumáticos y empezar a producir baterías.

Ganar dinero, reinvertir dinero

La idea de dividir su unidad de propulsores, que generó 7.700 millones de dólares el año pasado y emplea a más de 40.000 personas, hará que Continental cuente con dinero en efectivo para invertir en nuevas áreas que quieren explotar.

Según apunta Bloomberg, cualquier decisión o plan acerca de producir sus propias baterías llegará más tarde de 2020 y se centrará en las baterías de estado sólido, una tecnología que aún sigue en desarrollo. El plan de vender parte de su división de neumáticos les ayudaría, paralelamente, a financiar futuros planes o adquisiciones que mejoraran aún más su competitividad.

Cambios en la estructura de negocio

Continental está controlada por un holding familiar liderado por Maria Elisabeth Schaeffler y su hijo, Georg Schaeffler, con una participación total del 46%. En 2009, tras una importante compra de acciones, la familia Schaeffer asumió el control de la empresa, provocando una profunda reestructuración en la dirección de la empresa. Desde entonces es presidente Wolfgang Reizle y la empresa ha estado buscando cambios en la estructura corporativa, sobre todo desde el año pasado. El CEO de la empresa, Elmar Degenhart, habló en abril por primera vez de la posible escisión de la división de propulsores para conseguir más flexibilidad. "La división de propulsores necesita ser muy flexible porque más de la mitad de sus ingresos se ven afectados por la transición de la industria a la electrificación", dijo entonces.

Maria+Elisabeth+Schaeffler+Continental+Shareholder+FU2q6Pcg-iKl

Maria Elisabeth Schaeffler junto a su hijo, Georg Schaeffler.

Sin embargo, Reizle y Degenhart pensaban en lanzar al público una parte de sus acciones para dividir el área de propulsores, pero los Schaeffler se decantaron por una escisión, una opción que les permite vender acciones específicas de la división deseada mientras mantienen su participación del 46% en Continental. De cualquier forma, Continental también está preparándose para no perder el hilo de la industria y apostar por el futuro, la electrificación.

Conversaciones: