Híbridos y Eléctricos

EXPANSIÓN EN ASIA

Los ambiciosos planes de Volkswagen en China

El fabricante alemán se ha puesto un nuevo objetivo: producir un millón de vehículos electrificados al año en el gigante asiático para 2025.

Volkswagen quiere construir un millón de vehículos eléctricos en China a partir de 2025.
Volkswagen quiere construir un millón de vehículos eléctricos en China a partir de 2025.

Volkswagen ha revelado recientemente que tiene la intención de fabricar un millón de vehículos de nueva energía al año en China a partir de 2025. La mayoría de las compañías ya entienden el potencial del gigante asiático, el mayor mercado de coches eléctricos del mundo, y el grupo alemán no es una excepción.

El plan está dividido en varias fases. Actualmente, todos los vehículos que comercializa en China son importados, salvo excepciones en las que se produce junto a sus socios locales. Para cumplir su objetivo, Volkswagen quiere incorporar a partir de 2020 otros 10 vehículos electrificados, tanto híbridos enchufables como eléctricos, a la gama de productos que ya vende en el mercado chino.

Esa producción inicial sería de unas 300.000 unidades al año, por lo que se convertiría en uno de los fabricantes foráneos con mayor capacidad productiva del país. En una tercera fase, el fabricante alemán quiere desarrollar todos sus futuros vehículos con la plataforma MEB, que permite la producción masiva de unidades.

Volkswagen podría ponerla en funcionamiento en China a partir de 2020 o 2021, sobre todo para lanzar la nueva familia I.D. “A través de la plataforma MEB podremos producir con facilidad y a gran escala vehículos eléctricos de última generación para nuestros clientes chinos”, señaló Herbert Diess, CEO del grupo.

Esto pasa necesariamente por abrir nuevas fábricas allí. Su primera fábrica estará lista el próximo año en la ciudad de Anting. Esta factoría tendrá capacidad para producir anualmente 300.000 vehículos, pero incorporará 1.400 robots inteligentes para “aumentar las tasas de automatización y eficiencia”, según anunció la compañía a través de un comunicado.

Anting será, en principio, el mayor centro de Volkswagen en Asia, pero no el único. En abril de 2018, el fabricante anunció que invertiría junto a sus socios chinos cerca de 15.000 millones de euros hasta 2022 para apoyar la movilidad de las personas en el gigante asiático.

Con esta partida del presupuesto, incluida en el plan estratégico de la compañía RoadMap E, Volkswagen quiere abrir otras seis fábricas en los próximos ocho años en las que construirá hasta 40 modelos de nueva energía. “China desempeña un papel destacado para todas las marcas del grupo. El fuerte vínculo con nuestras joint ventures y nuestros socios comerciales se mantendrá", señaló Diess entonces.

Además, el grupo apostará fuertemente por la conducción autónoma en los próximos años y tiene intención de trasladar esa producción a China. De hecho, el primer concept lanzado por el grupo, el modelo Sedric, fue presentado en varias ciudades del país el pasado año y podrían revelarse nuevos detalles a lo largo del nuevo año.  

Conversaciones: