Híbridos y Eléctricos

CONTRATO CON LA US ARMY

Los tanques híbridos de EE.UU. equiparán este motor eléctrico de BAE Systems

Los propulsores híbridos mejorarán el rendimiento de los vehículos y tendrán accionamiento 'drive-by-wire' por cable, para reducir pérdidas, aumentar la autonomía y la recuperación de energía.

Carro de combate Bradley del ejército estadounidense. Imagen: Wikipedia
Carro de combate Bradley del ejército estadounidense. Imagen: Wikipedia

BAE Systems ha sido elegido ganador de un contrato por valor de 32 millones de dólares (27,7 millones de euros) de la Oficina de Capacidades Rápidas y Tecnologías Críticas (RCCTO, por sus siglas en inglés) del Ejército de Estados Unidos. El programa tiene como objetivo integrar un propulsor eléctrico en el carro de combate Bradley, convirtiéndolo en un vehículo militar híbrido.

Este programa de desarrollo forma parte de la estrategia del Ejército para aumentar la eficiencia del vehículo y apoyar la integración de nuevas tecnologías en la flota de vehículos militares. La idea de integrar un sistema de propulsión híbrido-eléctrico en un carro de combate Bradley dará como resultado una mejor eficiencia de combustible, que se puede traducir en mayor movilidad y autonomía en el campo de batalla, y por tanto mayor superioridad.
 
BAE Systems y su socio QinetiQ utilizarán un vehículo de combate Bradley existente como banco de pruebas para integrar la tecnología híbrida, en el marco del programa de desarrollo de nuevas capacidades de movilidad, rendimiento y energías de vehículos de combate. Los trabajos para adaptar el motor eléctrico a los vehículos ya existentes comenzarán este mismo verano.

motor-hibrido-electrico-vehiculo-combate

Propulsor eléctrico para vehículos militares híbridos.

Más adelante la tecnología híbrida estará lista para poder integrarse, además del carro de combate Bradley, en el vehículo blindado multipropósito (AMPV), los obuses autopropulsados ​​M109A7 y la familia M270 de lanzacohetes múltiple autopropulsado y blindado. Según BAE Systems, la integración apenas requiere modificaciones menores en el chasis y equiparán un sistema de manejo 'drive-by-wire' por cable, que mejora la eficiencia.

Según ha indicado Scott Davis, vicepresidente de BAE Systems: «La integración de un sistema propulsor híbrido-eléctrico en los vehículos de combate aumenta enormemente la potencia a bordo y proporciona un aumento significativo en la movilidad, la letalidad y la autonomía, todo lo cual permite capacidades operativas incomparables».

QinetiQ está desarrollando la transmisión eléctrica 'Modular E-X-Drive', un componente clave del sistema híbrido para estos vehículos de combate, que ya ha sido probado anteriormente en una amplia variedad de vehículos con orugas y pesos distintos. En cuanto a las especificaciones, no se han anunciado datos y probablemente, por cuestiones de seguridad militar, no se lleguen a publicar en detalle.

Conversaciones: