Híbridos y Eléctricos

CON EVOGO

Comienza a funcionar la primera estación de intercambio de baterías de CATL

China ya cuenta con la primera estación de intercambio desarrollada por EVOGO y operada por el gigante CATL. Tiempos exprés para recuperar la autonomía eléctrica.

CATL ya tiene funcionando su primera estación de intercambio de baterías.
CATL ya tiene funcionando su primera estación de intercambio de baterías.

La recuperación de energía es uno de los mayores desafíos del coche eléctrico. Cada día surgen nuevas informaciones o tecnologías que prometen reducir al máximo los tiempos de carga. Las estaciones de intercambio son una solución cara que permite recuperar la vida de la batería en apenas un par de minutos. CATL acaba de poner en marcha su primera estación de intercambio de baterías de la mano de EVOGO, un auténtico experto en esto de los cambios exprés.

CATL es el mayor productor de baterías del mundo. Por quinto año consecutivo el fabricante chino se sitúa en el primer puesto de producción de pilas para vehículos eléctricos. Su firma se estampa en millones de coches a lo largo y ancho del mundo. Pero sus tentáculos no se limitan a la fabricación de baterías. CATL quiere ampliar horizontes, centrando parte de su atención en el proceso de carga.

A principios de este año, CATL y EVOGO anunciaron una colaboración para la instalación y puesta en marcha de estaciones de intercambio de batería para coches eléctricos. EVOGO cuenta con una dilatada experiencia ya que entre sus muchos servicios se incluye el battery swap para motos eléctricas. Su sistema patentado conquista los mercados de Asia, pudiendo cambiar la batería en apenas unos pocos segundos.

En este caso hablamos de una escala ligeramente mayor, pero igualmente con tiempos operativos reducidos a un par de minutos. Por el momento solo es una estación la que está en marcha, aunque CATL y EVOGO han anunciado que esperan inaugurar un total de 30 antes de que acabe el año, todas ellas en China, que servirá de laboratorio de pruebas para una posterior evaluación de expansión a otros mercados. Muy similar a la estrategia seguida por NIO que ya cuenta con una estación operativa en suelo europeo.

Por el momento, además de solo estar disponible en China, las estaciones de EVOGO operadas por CATL sólo permiten el acceso a vehículos eléctricos que dispongan de módulos de batería LFP, denominadas familiarmente como Choco-SEB por su gran parecido a una tableta de chocolate. Cada una de las pilas ofrece una capacidad de 26,5 kWh que supone una autonomía aproximada de 200 kilómetros. Una estructura muy particular que por el momento limita mucho su operatividad.

De hecho, en China, solo el Bestune NAT fabricado por FAW Group es el único en poder disfrutar de este servicio. Se espera que en los próximos meses y años la oferta de coches se vaya ampliando a más modelos. El servicio de alquiler se ofrece desde un coste aproximado de 63 dólares, aunque el precio se ajustará en función del nivel de consumo de energía requerido por cada cliente.

Conversaciones: