Híbridos y Eléctricos

A MEDIADOS DE FEBRERO

Con Elon Musk de visita, Tesla podría comenzar a fabricar sus coches eléctricos en Berlín

La puesta en marcha de la Gigafactoría de Berlín de Tesla podría ser inminente: a mediados del mes de febrero, Elon Musk tiene prevista una visita que podría coincidir con el inicio de la producción.

Elon Musk durante su visita a la gigafactoria de Tesla en Berlín.
Elon Musk visitará la Gigafactoría de Berlín “a mediados del mes de febrero”, en una fecha aún indefinida pero que podría coincidir con el inicio de la producción.

Tras desmentir que la visita se fuera a producir esta misma semana, Elon Musk, CEO de Tesla, ha confirmado que tiene previsto aterrizar en Berlín “a mediados del mes de febrero”, lo que ha levantado todo tipo de especulaciones sobre la posible puesta en marcha de la Gigafactoría que Tesla construye allí. Los problemas técnicos, medioambientales y burocráticos parecen prácticamente solventados para que el Gobierno alemán le otorgue a Tesla el permiso que necesita para comenzar a producir allí sus coches eléctricos.

Durante el último año, Tesla se ha encontrado con múltiples obstáculos burocráticos en sus trámites para tratar de obtener la aprobación alemana para arrancar la producción de sus coches eléctricos en la Gigafactoría de Berlín. Actualmente, el cuello de botella que trata de solventar es la aprobación medioambiental que tiene que otorgar la administración competente de Brandemburgo, la ciudad alemana en la que se ubica la instalación.

Anteriormente, varios grupos ambientalistas lograron alargar el periodo de consultas y comentarios públicos al proyecto, lo que retrasó los trámites un mes. Esta prórroga finalizó en noviembre, por lo que los rumores indican que Tesla está a punto de recibir la aprobación definitiva que le falta, aunque, por ahora, no la ha conseguido.

Mientras espera la finalización favorable de este trámite, las autoridades alemanas autorizaron a Tesla a producir 250 carrocerías del Model Y para pruebas internas, de manera que algunas unidades de este SUV eléctrico fueron vistas saliendo de la fábrica el mes pasado. En ellas, Tesla detectó algunos problemas de calidad que se desvían de las especificaciones por lo que el fabricante está obligado a corregir los procesos en los que intervienen múltiples factores para evitar que los fallos se trasladen a la producción en masa.

Por eso, a principios del mes de enero, mientras las instalaciones continuaban bajo la revisión y certificación de las autoridades alemanas, Tesla recibió una nueva autorizaron para fabricar otras 2.000 unidades más necesarias para que la fábrica reciba la luz verde. Estos vehículos, que sirven como prueba de producción, en ningún caso podrán ser puestos a la venta puesto que la fábrica no está todavía homologada.

carroceria-tesla-model-y

Carrocería del Tesla Model Y en la fábrica de Austin, Texas.

En la última semana de diciembre de 2021, el Gobierno alemán ha confirmado que ya ha recibido toda la documentación necesaria para poder tomar la decisión de autorizar la fabricación, por lo que se ha venido especulando que el inicio de la fabricación parece inminente. Precisamente, esta semana varias publicaciones afirmaban que Elon Musk visitaría la fábrica, aunque ha sido el propio CEO de la marca el que se ha encargado de desmentirlas confirmando que lo hará “a mediados del mes de febrero”, cuando la prueba de fabricación de las 2.000 unidades haya finalizado.

Tesla espera que Berlín cubra la demanda del mercado europeo, agilizando los procesos de fabricación y entrega. Actualmente son las Gigafactorías de Estados Unidos y China las que nutren de todos los modelos de la firma a los países del Viejo Continente. Precisamente, la otra fábrica que Tesla está a punto de poner en marcha es la de Austin en Texas, donde un lote completo de más de una docena de Model Y han sido fotografiados recargándose en la planta. Esto podría hacer pensar que la segunda fábrica estadounidense podría arrancar sus trabajos antes que la europea.

De cualquier forma, el reto para Tesla no es arrancar la producción, sino lograr incrementar suavemente la curva de fabricación para que no se produzcan roturas de stock que lleven a sus clientes a largas esperas para recibir sus coches eléctricos.

Conversaciones: