Híbridos y Eléctricos

GOLPE SOBRE LA MESA PARA AUMENTAR COMPETITIVIDAD

El Grupo PSA fabricará sus propias baterías y motores para coches eléctricos para ser más rentable

En 2025 los fabricantes deberán vender muchos más coches eléctricos que hasta ahora. Para fabricar coches eléctricos de manera rentable, el Grupo PSA ya prepara una estrategia en la que pasará a fabricar sus propias baterías, motores eléctricos y transmisiones.

peugeot-e-208
peugeot-e-208

La industria del automóvil lleva un tiempo viviendo un ambiente convulso y con perspectivas inciertas, donde el paso hacia la electrificación está llevando a algunos clientes a pensarse mejor la compra de su próximo coche (y, por tanto, se están vendiendo menos coches) y las grandes inversiones de los fabricantes está haciendo mella en sus balances económicos. Hacer coches eléctricos no está resultando un negocio demasiado rentable, pero el Grupo PSA tiene claro cuáles son los siguientes pasos a dar: fabricar sus propias baterías y motores eléctricos.

La estrategia del Grupo PSA para fabricar coches eléctricos y hacerlo de manerlo rentable es tomar un mayor control en su producción. Por eso, Carlos Tavares (jefe del Grupo PSA) ha anunciado que en PSA fabricarán ellos mismos los principales componentes del tren propulsor eléctrico, es decir: la batería, el motor eléctrico y la transmisión, con el objetivo de aumentar los márgenes de beneficio.

Este movimiento estratégico tiene sentido por varios motivos de peso. Por un lado, la principal razón es aumentar la competitividad y conseguir hacer coches eléctricos de manera rentable, aumentando los márgenes de beneficio hasta intentar equipararlos con los coches de combustión. El grupo francés asegura que conseguirán ahorrar hasta un 10% de los costes en comparación con tener que depender de proveedores externos. Actualmente, el tren motriz representa más del 50 por ciento del coste de fabricación de un coche eléctrico.

Por otra parte, esta medida busca asegurarse un suministro constante de celdas de batería y no tener que depender de terceros. Actualmente son ya varios los fabricantes con problemas de suministro de baterías debido a que proveedores como LG Chem no son capaces de dar abasto a toda la demanda. Por último, pero no menos importante, hacer los motores eléctricos o las cajas reductoras en casa ayudará a reducir las pérdidas de puestos de trabajo, que ya se empiezan a contar por miles en toda Europa con la llegada del coche eléctrico. 

Actualmente, los coches híbridos y eléctricos de PSA utilizan motores de proveedores como Continental y Valeo-Siemens, y baterías con celdas de CATL y LG Chem. No obstante, a partir de 2022 el grupo francés construirá sus primeros motores eléctricos propios en la fábrica de Tremery (Francia) en una joint-venture con la compañía japonesa Nidec. También se ha asociado con Punch Powertrain para fabricar transmisiones para coches eléctricos y en 2023 comenzará a fabricar sus primeras celdas para baterías, en Francia y Alemania, junto a Total-Saft.

Una vez que PSA tenga control sobre la fabricación de todos estos componentes principales, alrededor de 2024 o 2025, el grupo comenzará a desarrollar las plataformas específicas para coches eléctricos en lugar las actuales CMP y EMP2, que se comparten para las versiones de combustión e híbridas y eléctricas. Para esas fechas, las ventas de coches eléctricos deberá haber aumentado notablemente para poder cumplir con las todavía más exigentes normativas de la Unión Europea, que en 2025 limitará a 81 g/km las emisiones medias de CO2 para los fabricantes (y a 59 g/km para el año 2030).

Conversaciones: