Híbridos y Eléctricos

BATTERY SWAP STATION

Shell abrirá estaciones de intercambio de baterías de coches eléctricos junto a NIO

Las dos empresas firman una colaboración que permitirá extender los sistemas de intercambio de batería en China y Europa.

NIO-battery-swap
NIO y Shell llegan a un acuerdo para levantar instalaciones para la recarga de vehículos eléctricos

Los acuerdos entre marcas no son nada extraño, prácticamente cada día anunciamos colaboraciones y programas compartidos de desarrollo. Sin embargo, no es tan corriente anunciar acuerdos entre empresas de vehículos eléctricos y grandes petrolíferas. Hoy es uno de esos días. NIO y Shell han firmado un acuerdo para construir y operar de forma conjunta estaciones de intercambio de baterías en China y Europa.

Shell aspira a convertirse en una de las grandes empresas de servicios de carga para vehículos eléctricos. En los últimos años ha realizado importantes operaciones para establecerse en el mercado, como la compra de Ubitricity, la empresa propietaria de la mayor red de electrolineras de UK. Realiza fuertes inversiones para implantar una movilidad eléctrica y funcional, creando estaciones de carga dentro de sus estaciones de servicio.

Como parte de esta nueva colaboración, Shell y NIO construirán y operarán instalaciones de carga e intercambio de baterías, las ya famosas Battery Swap Station. El plan incluye instalar 100 de estas instalaciones de cambio en China para el año 2025, además de construir y operar varias estaciones piloto en Europa a partir del próximo año. Por el momento no se ha especificado cuántos de estos puntos esperan repartirse por el viejo continente.

acuerdo-nio-shell

NIO y Shell instalarán estaciones de cambio de baterías en China para el año 2025 y abrirán varios puntos en Europa.

Hace escasos días informábamos que NIO acababa de abrir su primera instalación de baterías en Europa, más concretamente en Noruega, un mercado potencialmente importante. El sistema resulta tan complejo de hacer como sencillo de contar. Basta con llegar a una de las estaciones, introducir el coche en el carril especial, y esperar a que el sistema realice el cambio de batería por sí mismo en menos de cinco minutos. Obviamente, es necesario tener un coche de la compañía china.

Las dos compañías se han mostrado muy satisfechas con este acuerdo de colaboración que esperan extender en el futuro. Mientras los puntos de intercambio de baterías se construyen, NIO y Shell irán perfeccionando y concretando nuevas oportunidades de colaboración como la gestión de activos de baterías, gestión de flotas, servicios de carga doméstica y mucho más. Todo un mundo por descubrir y desarrollar como ya hemos visto en casos similares en el pasado.

En la firma del acuerdo, István Kapitány, vicepresidente ejecutivo global de Shell Mobility, ha comentado: “La descarbonización es un desafío global que requiere soluciones globales multifacéticas y de amplio alcance. Este es el aspecto más emocionante de nuestra nueva asociación con NIO: la amplitud de la colaboración y el valor que podemos ofrecer a nuestros clientes de vehículos eléctricos tanto en Europa como en China. Juntos, trabajaremos para mejorar todos los elementos de la experiencia de los vehículos eléctricos”.

Conversaciones: