Híbridos y Eléctricos

SEGÚN ESTUDIO DE DEEPGREEN METALS

Nódulos marinos del Pacífico como solución a reducir la huella de carbono en la fabricación de baterías

Según un estudio de DeepGreen Metals, el proceso de extraer materiales para la fabricación de baterías de vehículos eléctricos podría ser más limpio si se hiciera desde lechos marinos del Pacífico gracias a un mineral que contiene cuatro componentes clave en la fabricación de las mismas.

Nódulo extraído por DeepGreen en la zona propuesta del Océano Pacífico.
Nódulo extraído por DeepGreen en la zona propuesta del Océano Pacífico.

Con el coche eléctrico la meta no es sólo hacer del transporte un medio sostenible durante su uso, sino también en el proceso de fabricarlo. Hace tan sólo unos días el CEO de Polestar, Thomas Ingenlath, hacía una llamada al resto de fabricantes de coches eléctricos, instándoles a ser más transparentes y consecuentes con la manera de proceder en la fabricación de los componentes de los mismos, principalmente en la de sus baterías.

El paquete de baterías es el componente más costoso de fabricar de un coche eléctrico, y es responsabilidad de los fabricantes reducir la huella de carbono en la fabricación de las mismas, y la nuestra instar a ellos a hacerlo. Ahora, según un estudio de Deep Green, extrayendo del lecho marino los materiales necesarios para la fabricación de los enormes paquetes de baterías que requieren los coches eléctricos se podría reducir enormemente la huella de carbono que se deja al hacerlo.

El estudio, que se puede leer al completo en Science Direct y llevado a cabo por DeenGreen Metals, anuncia la presencia de nódulos polimetálicos en la zona de Clarion Clipperton del Océano Pacífico, cuya ventaja reside en contener ricas concentraciones de cuatro metales necesarios para los vehículos eléctricos en un solo mineral, incluido el níquel, un componente crucial en las baterías de los todos los vehículos eléctricos, y que, cada vez más se procede a extraer de debajo de grandes depósitos naturales de carbono boscosos en áreas tropicales, principalmente en zonas de Indonesia y Filipinas.

Llevarse grandes extracciones de minerales al lecho marino, sin embargo, también tendría una parte negativa, y es que para extraer el material se necesitaría acaparar una zona de extracción de mayor superficie por cada zona de incursión, si bien es cierto que cada zona, al ser más rica, propiciaría de una menor necesidad de más incursiones. A pesar de afectar a un área más grande del fondo marino, la producción de baterías a partir de nódulos causaría una alteración menor del carbono, dice el estudio. Esto se debe a que los sedimentos del lecho marino almacenan 15 veces menos carbono por kilómetro cuadrado que un área biótica media de la superficie terrestre.

Graphicalresearchpaper-final

Los dos escenarios que DeepGreen plantea.

Para poner en contexto el espacio necesitado, producir metales para mil millones de vehículos eléctricos a partir de minerales terrestres interrumpiría 156.000 kilómetros cuadrados de tierra y 2.100 kilómetros cuadrados de lecho marino para la eliminación de relaves en aguas profundas. La producción de la misma cantidad a partir de nódulos interrumpiría 508.000 kilómetros cuadrados del lecho marino durante la recolección de estos nódulos y 9.800 kilómetros cuadrados de tierra. Aun así anuncian que la minería en la tierra requiere eliminar bosques, vegetación y capas superiores del suelo para acceder al mineral, almacenar desechos y construir infraestructura, y que desde que cese la actividad en la zona de la extracción requerirá de entre 30 y 100 años para su recuperación hasta un estado equiparable al que se encontraba antes de que se realizaran los trabajos.

“Este estudio muestra los beneficios intrínsecos de las rocas del fondo marino cuando se trata de los impactos del cambio climático. El recurso en sí nos da una ventaja significativa para los mineros terrestres, pero ser bajos en emisiones de carbono no es suficiente. Estamos trabajando para eliminar el carbono de la atmósfera, no agregarlo ”, palabras de Gerard Barron, presidente y director ejecutivo de DeepGreen Metals.

Con este trabajo esperan, en DeenGreen Metals, motivar otros a profundizar en el análisis de la cadena de suministro para la transición a la energía limpia, y específicamente a prestar atención a los impactos de producir minerales críticos como los protagonistas en las baterías de vehículos eléctricos.

Conversaciones: