Híbridos y Eléctricos

EN 2040 SOLO SE PODRÁN COMPRAR COCHES ELÉCTRICOS

Las reacciones del sector del automóvil en España tras la futura Ley de Cambio Climático

El veto por parte del Gobierno a los vehículos con motor de gasolina y diésel y los híbridos a partir de 2040 ha levantado suspicacias entre las principales asociaciones del sector de la automoción en España.

Las reacciones de la industria del automóvil a la futura Ley de Cambio Climático
Las reacciones de la industria del automóvil a la futura Ley de Cambio Climático

Los vehículos con emisiones directas de dióxido de carbono no podrán comercializarse en España a partir de 2040. El objetivo es la descarbonización completa de la economía española en el horizonte de 2050 y se enmarca dentro de la Ley de Cambio Climático impulsada por el Ministerio para la Transición Ecológica. Países como Holanda o Dinamarca han adelantado la prohibición en una década para cumplir con los objetivos marcados por Europa. En este sentido, las previsiones del Ejecutivo señalan que España reducirá en un 20% respecto a 1990 las emisiones de gases de efecto invernadero.

Frente a las 290 millones de toneladas de gases contaminantes que la Unión Europea exige reducir a los Estados, el Gobierno prevé en el borrador de la ley una disminución de 60 millones de toneladas adicionales. Además, según sus cálculos, un 20% de los Presupuestos Generales se destinarán a revertir los efectos del cambio climático. Sin embargo, la bomba lanzada por el Gobierno el pasado 13 de noviembre no ha dejado indiferente a ningún estamento de la industria del automóvil ya que veta expresamente al combustible diésel o la gasolina, además de híbridos, GNC y GLP.

Anfac

La patronal de los fabricantes de automóviles emitió un extenso comunicado en el que cargaba contra la medida. Según Anfac, la futura norma “va en contra” de la neutralidad tecnológica que defiende Europa. “Desactiva los actuales planes de apoyo al vehículo alternativo”, reza en la nota, al mismo tiempo que el organismo recalca el “compromiso con la descarbonización” de la industria.

Para los fabricantes, la Ley de Cambio Climático reducirá el empleo del sector. En España, la automoción representa el 10% del PIB y aproximadamente el 9% de la población activa. En concreto, Anfac señala que se podría disminuir un 11% los puestos de trabajo si la cuota de mercado de los vehículos eléctricos llegase al 25%, mientras que el descenso sería del 18% del empleo si la cuota llegase al 40%.

Anfac también señala que el Gobierno “no ha tenido en cuenta” a las asociaciones del sector ni a los sindicatos y concluyen que la ley es “excesiva y acelerada”.

Faconauto

La Federación de Asociaciones de Concesionarios se ha sumado también a las críticas al Gobierno. Faconauto señaló que la propuesta de ley crea confusión entre los compradores. “La gente no va a saber qué coche comprar”, apuntan desde la asociación. Además, temen que se produzca una caída significativa de las ventas a corto plazo, aunque por el momento no han dado cifras concretas de lo que supondría el descenso.

La patronal de los concesionarios sí valoró positivamente la creación de un Consejo Estratégico de Automoción, otro de los puntos que se enuncian en la futura ley. Sin embargo, criticó que el Gobierno haya actuado “sin que se haya debatido previamente” en dicho organismo. Faconauto instó también al Gobierno a buscar fórmulas alternativas que no pasen por la prohibición permanente de los vehículos.

GANVAM

La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambio coincide en que el borrador de la ley solo “aumenta la confusión en la opinión pública”. Para Ganvam, “no aporta” ninguna solución a corto, medio ni largo plazo, y genera incertidumbre entre los ciudadanos, ya que “se propagan mensajes negativos en torno a la tecnología.

La asociación propone en un comunicado oficial la creación de un “Plan de Achatarramiento” que retire los vehículos más antiguos de la circulación.

Sernauto

El director general de la Asociación Española de Proveedores de Automoción, José Portilla, actuó como portavoz tras hacerse pública la noticia. Portilla lamentó que la norma “no ayude a una transición ordenada”, y pidió “mucha prudencia” a la Administración para realizar este tipo de anuncios.

“El sector de componentes en España es muy bueno en procesos; la electrificación supone que vamos a tener que invertir en innovación de esos procesos”, explicó Portilla. En este sentido, pidió el mismo tratamiento fiscal entre el producto –que tiene una deducción del 25%- frente al 12% con el que cuentan los procesos industriales. “Por lo menos que pueda equipararse”, concluyó.

AEDIVE

El clúster para el desarrollo del vehículo eléctrico ha sido el único que ha respaldado la medida. Aedive considera que la noticia es “muy positiva”. En declaraciones a la Agencia Efe, el director gerente, Arturo Pérez de Lucía, explicó que para alcanzar el objetivo de la descarbonización se tienen que tomar “medidas que no se han tomado en los últimos años”. “No se ha hecho y ahora hay que correr”, apuntó Pérez de Lucía.

No obstante, le piden al Gobierno que la Ley de Cambio Climático debe ir acompañada de un plan de incentivos que fomenten la compra de eléctricos. En la actualidad, de los 30 millones de vehículos que componen el parque del automóvil español, solo el 0,6% utilizan motores eléctricos, aunque la previsión es que haya alrededor de 40.000 matriculaciones a final de año. Asímismo, Aedive recalcó el “potencial” de España para instalar una adecuada infraestructura de redes de carga.  

Conversaciones: