Híbridos y Eléctricos

SOBRE 580.000 VEHÍCULOS

Utilizar videojuegos en un Tesla puede ser peligroso: Estados Unidos abre una investigación

La agencia responsable de la regulación de la seguridad en los automóviles de Estados Unidos ha abierto una investigación a Tesla por la decisión del fabricante de permitir que el pasajero pueda utilizar un videojuego en la pantalla táctil mientras el coche está en marcha.

Passenger play tesla
La función Passenger Play, que permite al pasajero jugar en la pantalla central de un Tesla mientras este está en movimiento será estudiada por la NHTSA americana.

La función Passenger Play, que Tesla implementó en sus coches eléctricos en 2017, está siendo investigada por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos (NHTSA) por ser un potencial factor de distracción para el conductor y elevar el riesgo de accidente. El total de vehículos que cuentan con esta función desde que Tesla la implementó en 2017 es de 580.000 unidades, que incluyen los cuatro modelos que actualmente tiene a la venta: el Model S, el Model X, el Model 3 y el Model Y.

La función Passenger Play habilita al pasajero para que pueda correr juegos en la pantalla táctil del salpicadero de cualquiera de los coches eléctricos de Tesla fabricados desde 2017 hasta hoy. La NHTSA ha confirmado que la investigación preliminar se centrará en el uso de esta función desde diciembre de 2020, cuando, a través de una actualización, se permitió utilizarla, solo por parte del pasajero, cuando el coche está en marcha. Con anterioridad, Tesla solo la habilitaba cuando el vehículo estaba estacionado.

El regulador evaluará el funcionamiento de este sistema y tendrá en cuenta la frecuencia de uso y los escenarios en los que se ha utilizado. Según la agencia estadounidense, en Estados Unidos las muertes provocadas por distracciones en la conducción se elevaron a 3.142 solo en 2019. Esta cifra oficial subestima los casos reales puesto que muchos de los implicados no admiten que esa sea la causa cuando se realiza el atestado.

La última actualización de Tesla ha añadido al catálogo tres juegos que ya están disponibles: un solitario, un juego de manejo de un caza a reacción y otro sobre estrategias para la conquista de diferentes escenarios. Cuando se accede a esta funcionalidad, un cuadro de diálogo sobre la pantalla anuncia que “jugar mientras el automóvil está en movimiento solo está permitido para los pasajeros”. El sistema obliga a pulsar un botón táctil sobre ella para indicar que el jugador no es el conductor, aunque no hay ningún sistema que confirme que es la respuesta es cierta, por lo que el botón puede ser presionado también por este.

En 2013, la NHTSA emitió una serie de pautas para alentar a los fabricantes de automóviles a "tener en cuenta la seguridad y la prevención de distracciones del conductor en sus diseños y en los dispositivos de información y entretenimiento de los vehículos". Según estas recomendaciones, el conductor no debería poder realizar tareas secundarias que le distraigan de la conducción.

Ya en agosto de este año, la agencia estatal americana abrió una investigación de seguridad sobre 765.000 vehículos de Tesla después de una serie de accidentes que podrían estar relacionados con el Autopilot, el sistema de ayuda a la conducción se incluye de serie en todos sus coches y que en función de la suscripción adoptada puede ofrecer más o menos funcionalidades. Posteriormente, en noviembre de este año, la NHTSA recibió una queja relacionada con la función Passenger Play procedente de un conductor de un Tesla Model 3 de Oregon, que afirmaba que “creaba una distracción muy peligrosa para el conductor".

La evaluación preliminar que realiza la NHTSA es un primer paso antes de que se decida realizar una investigación más profunda que podría llevar, en el peor de los casos, a una retirada de los vehículos del mercado.

El pasado 29 de noviembre, Mercedes-Benz retiró del mercado estadounidense 227 vehículos de los modelos S580, EQS450, EQS580 y S500, porque los sistemas de información y entretenimiento del vehículo podían permitir la activación de la pantalla de televisión y el acceso a internet mientras se conduce, “causando un distracción para el conductor".

Conversaciones: