Híbridos y Eléctricos

CLÁSICO Y MODERNO, Y POCO ASEQUIBLE

El Alfa Romeo GT eléctrico de Totem Automobili rueda en circuito y sí, es precioso

El Alfa Romeo Giulia eléctrico de Totem Automobili es un coche eléctrico moderno vestido de clásico, una adaptación del modelo original a los tiempos actuales con un exquisito trabajo artesanal tras de sí. Ya ha rodado en circuito por primera vez, y DW ha dado cuenta de ello en un vídeo.

Alfa Romeo GT eléctrico de Totem Automobili
Alfa Romeo GT eléctrico de Totem Automobili

El mes pasado quedamos prendados con el Alfa Romeo Giulia GT eléctrico de Totem Automibili. Desprenderlo de su motor y alma originales quizá pueda parecer un sacrilegio para algunos, pero lo cierto es que el amor por el detalle y el extremo cuidado por los acabados saltaban a la vista en un coche de gusto exquisito. Un clásico moderno que ahora hemos podido ver rodar por primera vez.

Ahora sí puede decirse que el Alfa Romeo Giulia GT Electric es por fin una realidad. Eso sí, todavía en número limitado y muy exclusivo. El medio alemán 'Deutsche Welle' ha podido probarlo por primera vez y qué mejor oportunidad que hacerlo en circuito para exprimir al máximo su potencial. 

El Giulia eléctrico está hecho con mimo, cuidando cada detalle, y es algo que se palpa en el acabado de la tapicería, de cada tornillo, de cada botón del habitáculo... Por no hablar del exquisito gusto del tapón metálico de la toma de carga o las inserciones en fibra de carbono.

Todo el conjunto es fruto de un excepcional trabajo artesanal que, en cierta medida, justifica su abultado precio: 430.000 euros de tarifa base, que podrán crecer dependiendo del nivel de personalización de cada cliente. En cualquier caso, la compañía ha anunciado que solamente hará 20 coches.

Recordemos algunos datos sobre su propulsor y especificaciones: el Giulia de Totem Automobili está creado sobre una carrocería acortada del Giulia que se fabricó entre 1963 y 1977, aunque solo mantiene un 10 % del chasis original. Monta una batería de 50,4 kWh de capacidad, suficiente para una autonomía de 320 km según el fabricante. Bajo el capó lleva un motor eléctrico con 530 caballos de potencia y 940 Nm de par, cifras que le permiten hacer el 0-100 km/h en apenas 3,4 segundos.

El peso del coche asciende a 1.410 kg, un aumento notable respecto al modelo original debido principalmente a la inclusión de la batería de alta tensión. No obstante, para compensar este aumento de peso, la carrocería tiene paneles de fibra de carbono y en el chasis se han instalado algunas piezas en aluminio. De paso, también se ha cambiado la suspensión original y ahora lleva un esquma MacPherson delante y multibrazo detrás. Todo ello para adaptarlo por completo a la conducción de un coche eléctrico moderno sin perder su elegante traje exterior.

Conversaciones: