Híbridos y Eléctricos

AUDI Q4 E-TRON

Prémium y alemán a precio de coreano "generalista", ¿por qué este SUV eléctrico pasa desapercibido?

En base a su concepto y precio, el Audi Q4 e-tron eléctrico es un SUV que presume de, a priori, un muy buen posicionamiento con respecto a sus rivales, ¿pero merece la pena o goza de carencias graves sobre el papel?

Audi Q4 e-tron.
Audi Q4 e-tron.

A pesar de que Audi tiene una de las gamas de coches eléctricos más desarrolladas del mercado, por lo general sus modelos e-tron son de los que menos atención del público reciben. Los motivos por los que estos pasan desapercibidos entre marcas como Hyundai, KIA ,Tesla o incluso Mercedes-Benz son difíciles de despejar, pero lo cierto es que analizando la relación entre calidad propuesta y precio, los modelos de Audi poseen una relación difícil de ignorar (al menos a priori). Es por ello que destaca, a nuestros ojos, la versión más asequible de toda la gama e-tron de Audi, un puesto que ocupa el Audi Q4 e-tron.

Existen versiones de hasta 520 kilómetros de autonomía cuyo precio de partida puede ascender tanto como hasta los 60.260 euros, pero como comúnmente sucede son las versiones más baratas y accesibles las que mayor cuota de ventas se suelen entre las firmas prémium y de corte aspiracional, pues es la manera más económica de pasar a ostentar un modelo de estas marcas. En la gama del Q4 e-tron el papel de escalón de entrada lo encarna la variante Q4 35 e-tron, que arranca con un precio de 44.460 euros.

Se trata de un precio muy llamativo teniendo en cuenta la condición de coche prémium que ostenta dada su firma, y que aun con ello Audi ha conseguido ajustar su precio en la misma cota que otros SUV y crossovers eléctricos del segmento D como los KIA EV6 (44.272 euros) y Hyundai Ioniq 5 (42.410 euros), y sustancialmente por debajo de uno de sus competidores más directos, el Ford Mustang Mach-E (47.262 euros), según los precios que en estos momentos figuran en la web de km77. El Volkswagen ID.4, por contra, goza de una gama reducida en estos momentos a causa de la falta de componentes, por lo que no es comparable actualmente.

Cabe destacar que todos los modelos mencioandos pueden acceder al plan de ayudas estatal que conforma el Moves III y sus hasta 7.000 euros de ayuda (a la postre de la compra), que serán 5.000 en caso de no entregar un coche de más de 7 años para achatarrar.

Aspecto del Q4 e-tron más asequible.

Aspecto del Audi Q4 e-tron más asequible (incluídas pintura y llantas sin coste extra).

A cambio de los 44.460 euros precio, obtenemos un coche eléctrico que de partida ofrece elementos de equipamiento más que esencial sin despuntar en nada. De serie Audi ofrece faros LED, el asistente Audi parking system trasero, tempomat, asientos delanteros con calefacción, Audi sound system, llantas de 19 pulgadas y Audi pre sense front, el sistema de Audi de precolisión frontal.

No obstante se echan en falta elementos que sí equipan sus rivales, y que sólo son accesibles a través de paquetes de equipamiento con un sobrecoste sustancial y que los hacen unirse a otros elementos más superfluos. Un ejemplo de ello es el retrovisor interior antideslumbrante, ya que para acceder a él habrá que equipar el paquete Confort con un precio de 945 euros y que suma elementos prescindibles como luz de cortesía para los retrovisores exteriores.

La versión Q4 35 e-tron confía en un esquema de tracción trasera a través de un motor colocado en el eje posterior que rinde 170 CV (125 kW), por lo que la potencia no es un aspecto en el que Audi haya querido recortar cifras para situarse a la altura de los modelos generalistas mencionados anteriormente, pues los coreanos se sitúan umbrales similares, aunque el Mustang Mach-E sí se desmarca de importante en potencia. Los 170 CV del Q4 lo llevan hasta los 160 kilómetros por hora (limitados, presumiblemente), y el 0 a 100 kilómetros por hora lo marca en 9 segundos. Cifras discretas pero más que suficientes en términos absolutos.

Puesto de conducción del Q4 e-tron.

El interior del Q4 e-tron más accesible prescinde del cuadro de mandos multifuncional, iluminación ambiental, asientos de cuero y equipa una pantalla central de menores dimensiones.

En el apartado de la batería tampoco se aprecian diferencias significativas, pues el Q4 e-tron recurre a un paquete con celdas de iones de litio cuya capacidad se sitúa en los 55 kWh, similar a los 58 kWh de los EV6 e Ioniq 6. Sin embargo donde sí se aprecian diferencias es en el campo del consumo y eficiencia energética, pues mientras el KIA EV6 consigue homologar 394 kilómetros de autonomía en base al ciclo combinado del WLTP, el modelo alemán tiene que conformarse con 340 kilómetros en el mismo ciclo.

Otra ventaja significativa del modelo coreano es su potencia de carga, pues mientras el Audi Q4 e-tron (basado en la plataforma MEB del Grupo Volkswagen) tan sólo consigue 100 kW de potencia de carga, el KIA (articulado en torno a la e-GMP, cuya tensión de nominal es de 800 V) se permite llegar a hasta los 180 kW de potencia en esta versión (350 kW en las más potentes), lo que se traduce en que para pasar del 0 al 80 % de la carga de la batería necesitan tiempos de 38 minutos el alemán y 18 minutos para el coreano. Una diferencia que en el día a día cargando ambos coches en el cargador doméstico no tendrá repercusión ninguna, pero que sí marcará la diferencia cuando necesitemos cargar a lo largo de un viaje.

18301-EV6GT-LineS77.4kWhAWD

KIA EV6.

En lo relativo a calidad interior y diseños, no obstante, calificar al EV de como un "simple generalista" tal vez pueda ser un error, pues el salto cualitativo que ha experimentado KIA (y también Hyundai) lo deja muy cerca de los prémium.

Por tanto, la decisión final dependerá de a qué da prioridad cada cliente y siempre tendiendo en cuenta que el Q4 ofrece prestaciones más discretas, aunque lo "compensa" con un concepto más de corte prémium, además de disfrutar de proporciones de SUV tradicional, algo que muchos potenciales clientes valorarán, pues tanto el Ioniq 5 como el EV6 divagan entre varios conceptos, lo que redunda en diseños y proporciones más atípicos, aunque igualmente conseguidos.

Conversaciones: