Híbridos y Eléctricos

CON MOTOR V6 POWERBOOST

La Ford F-150 diésel se despide del mercado: llega la F-150 híbrida

Los motores diésel siguen su senda de desaparición. Las nuevas tecnologías híbridas resultan más eficientes y menos contaminantes. La Ford F-150 diésel no tendrá sucesora, pasando a ser una pick-up híbrida.

ford-f-150-hybrid_portada
La Ford F-150 diésel se despide del mercado: llega la era híbrida

Estaba claro que antes o después iba a llegar el momento, pero cuando se habla de un icono como la Ford F-150 diésel es mejor tomar las decisiones con calma, pues es el modelo más vendido en Estados Unidos mes a mes desde hace casi una década. Pero, finalmente, las unidades Power Stroke, las versiones diésel, pondrán punto y final a su producción para ceder su hueco a variantes híbridas con menores emisiones y mismas capacidades.

Este movimiento cada vez nos es menos extraño. Muchos fabricantes se están deshaciendo de sus motores diésel para cambiarlos por mecánicas de gasolina electrificadas y más eficientes en sus emisiones. Ford anuncia el cese de las versiones diésel Power Stroke apenas unas semanas después de presentar al mundo la Ford F-150 Lightning, la primera unidad 100% eléctrica de la icónica pick-up americana.

El anuncio ha pillado por sorpresa a muchos compradores, pues apenas se ha realizado con unos pocos días de adelanto con respecto a la fecha de cese, que fue la pasada semana. Aquellos que estuvieran dubitativos se han encontrado con que Ford ya no la ofrece en su porfolio de productos. Esta decisión se aplica únicamente en la F-150, pues versiones superiores de la serie F seguirán contando con unidades turbodiésel, pues se les presupone un uso más extremo donde el gasoil sigue siendo la tónica general.

ford-f-150-hibrida-02

La nueva Ford F-150 híbrida tiene una capacidad de remolque de 5.760 kg.

El nuevo motor es un V6 híbrido que llega bajo el apellido Powerboost. Cuenta con 3,5 litros de cilindrada y alcanza los 430 caballos de potencia con 773 Nm de par motor y una capacidad máxima de remolque de 5.760 kilogramos, manteniendo la posibilidad de cargar con una tonelada de peso en su caja posterior. Así que, por lo que se ve, capacidades tiene de sobra para seguir cumpliendo con los trabajos más duros.

La estrategia seguida por Ford es clara cuando se comprueban los datos de consumo. A pesar de las claras diferencias, los datos homologados en ciclo combinado son los mismos para ambas unidades, 25 millas por galón, que vienen a ser unos 9,4 litros por cada 100 kilómetros recorridos. El V6 híbrido resulta peor en carretera, sin embargo, pero gana ventaja en terrenos urbanos donde el consumo es mucho menor. A todo esto, hay que reconocer que los americanos hicieron muy buen trabajo con el V6 diésel Power Stroke.

La industria está obligada a estos cambios dadas las nuevas y cada vez más exigentes normativas de emisiones. Las tecnologías híbridas y electrificadas están logrando equiparar prestaciones a la vez que se reduce considerablemente la producción de gases de efecto invernadero. El resto de la gama se seguirá apoyando en los motores de gasolina, tanto V6 como V8.

Conversaciones: