Híbridos y Eléctricos

BMW I VISION CIRCULAR

BMW adelanta de qué estarán hechos los coches eléctricos de 2040 con este concepto

BMW quiere que sus coches eléctricos del futuro sean tan reciclables como sea posible, y esto mismo pretenden ilustrar con el BMW i Vision Circular que presentarán la semana que viene.

P90433882-highRes
BMW i Vision Circular.

Fabricar sólo coches eléctricos no se traduce directamente en ser un fabricante libre de emisiones. BMW en particular aún no ha especificado una fecha en concreto en la que sólo venderán coches eléctricos, pero sí que adelantan que será en 2040 cuando alcancen una neutralidad total en términos de emisiones. Una circunstancia que quieren alcanzar con el reciclado de materiales como una de las claves, y que a corto plazo pretenden ilustrar con el BMW i Vision Circular, un coche eléctrico conceptual que conoceremos en un tan sólo unos días.

Los planes de BMW como grupo consisten en reducir las emisiones de carbono a lo largo del ciclo de vida de sus vehículos, incluido el proceso de producción, en al menos un 40 por ciento con respecto a los niveles de 2019 para el año 2030. Para lograr esto, el fabricante de automóviles con sede en Munich tiene la intención de aumentar la proporción de materiales reciclados y reutilizables utilizados en la fabricación de sus vehículos al 50 por ciento desde el 30 por ciento, según acaban de dar a conocer en un comunicado hoy mismo.

Y es que reciclar materiales se antoja un paso clave en cuanto a reducción de emisiones totales se refiere, pues no sólo quieren asegurarse para el futuro tasas de reciclaje más altas, sino que mismo tiempo quieren garantizar una alta calidad de materiales secundarios para así extraerlos de la manera más pura lo antes posible durante el proceso de reciclaje.

BMW pone un ejemplo; los sistemas de cableado a bordo. Éstos deben ser fáciles de quitar para evitar mezclar acero con cobre de los mazos de cables de los vehículos. Si esta mezcla tiene lugar, el acero secundario pierde sus propiedades materiales esenciales y, por lo tanto, ya no cumple con requisitos necesarios para volver a tener cabida en un coche nuevo. Para respaldar esta extracción temprana y fácil de los materiales, según BMW el interior de un coche debe estar compuesto en la medida de lo posible de un sólo material, de modo que al final del ciclo de vida del automóvil, la mayor cantidad posible se pueda transferir nuevamente al ciclo de material utilizable.

En definitiva, lo que BMW pretende con sus coches eléctricos del futuro es una economía de materiales circular, con coches que una vez que acaben su cicle de vida puedan ser reutilizados en gran medida aportando materiales para coches nuevos. Esto es precisamente lo que la empresa alemana quiere mostrar con el modelo conceptual que mostrarán la semana que viene al público. En una imagen que la compañía ha acompañado del comunicado, BMW ha mostrado una serie de objetos y elementos que proyectan la sombra del BMW i Vision Circular.

BMW ha comentado sobre el i Vision Circular que "encarna el deseo de la compañía de ser el fabricante más sostenible para la movilidad individual premium". Sobre esta cuestión de gestión de recursos se ha pronunciado el propio CEO de la compañía, Oliver Zipse, quien ha comentado: "2017 fue la primera vez que la población mundial consumió más de 100 mil millones de toneladas de recursos en un solo año, una tendencia que nosotros en la industria automotriz también debemos contrarrestar”, exigió Zipse. “Este es un tema estratégico, que se refiere no solo a la sostenibilidad ecológica sino también económica; la evolución actual de los precios de las materias primas demuestra el impacto que debe esperar una industria que depende de recursos limitados".

Conversaciones: