Híbridos y Eléctricos

CHIP DE TSMC

El coche eléctrico de Apple inspirado en Tesla acelera su desarrollo

A pesar de no tener un futuro del todo asegurado, Apple ha designado a un nuevo encargado para el Proyecto Titán con el fin de acelerar la llegada de su coche eléctrico al mercado, con 2023 como fecha más pronta en el horizonte.

El coche eléctrico de Apple inspirado en Tesla ve acelerado su desarrollo.
El coche eléctrico de Apple inspirado en Tesla ve acelerado su desarrollo.

Que Apple está trabajando en el lanzamiento de su primer producto destinado al mercado de los coches eléctricos es un hecho confirmado por la propia compañía con sede en Cupertino, pero lo que aún no tenemos del todo claro si lo que al final llegará al mercado con la firma de la manzana es si finalmente será un coche eléctrico, o si simplemente se trata de software que venderán a otros fabricantes.

Ya son varias las veces que el nombre de Apple ha pasado por nuestra portada a causa de las múltiples patentes que han efectuado en torno a un potencial coche de producción, aunque muchas son las voces que afirman que sólo que quedará como un proveedores de soluciones para el sector de la automoción, en cuyo caso la máxima relevancia la tomaría un sistema de conducción autónoma muy avanzado.

Conocido como "Titan Project", hace pocos días que la firma americana ha designado a un nuevo encargado de este proyecto con el fin de acelerar el desarrollo de un potencial coche eléctrico para lanzarlo al mercado. Proyecto que según las personas más cercanas al mismo, no veríamos en forma de producto final 2023 como muy pronto. El nombre de esta persona sobre la cae recaerá toda al responsabilidad desde ahora, según Bloomerg, es el especialista en inteligencia artificial John Giannandrea con el equipo de ingenieros de Doug Field bajo su supervisión.

A todo ello hay que sumar lo que han anunciado desde Autoevolution estos días, ya que hacen eco del hecho de que Apple sigue inmersa en el Proyecto Titán y que han encontrado en su socio proveedor TSMC el aliado perfecto para desarrollar el chip de conducción autónoma total gracias al que este potencial iCar podrá conducir por su propia cuenta.

De manera paralela, la firma habría iniciado conversaciones con proveedores técnicos específicos del sector de la automoción que se encargarían del desarrollo de los aspectos más dinámicos y técnicos del coche. Hablamos de aspectos ligados a la parte ciclo de este potencial coche eléctrico, como suspensiones y frenos, así como también, entendemos, que estarán bajo negociación con distintos proveedores que aporten la última tecnología en el campo de las baterías.

Además, en vistas de que el proyecto llegue a buen puerto, la compañía ya ha iniciado un estudio para situar la producción de su coche eléctrico autónomo en Estados Unidos con una fábrica que estaría completamente dedicada a la fabricación de este supuesto iCar si el proyecto avanza de acuerdo con las intenciones del fabricante.

Si finalmente vamos a ver un coche eléctrico llegar al mercado con el logo de la manzana mordida en su frontal aún es una incógnita total,  pero lo que sí parece más seguro es que independientemente del lanzamiento de este coche eléctrico autónomo lo que sí vamos a ver es tecnología autónoma de Apple en productos de otros fabricantes. 

Conversaciones: