Híbridos y Eléctricos

FALTA DE SUMINISTRO DE BATERÍAS

El Jaguar I-Pace eléctrico, forzado a detener su producción por escasez de baterías

De nuevo la falta de suministro de baterías por parte de LG Chem ha provocado el paro temporal en la producción de un coche eléctrico, en este caso el Jaguar I-Pace.

El Jaguar I-Pace eléctrico, forzado a detener su producción temporalmente
El Jaguar I-Pace eléctrico, forzado a detener su producción temporalmente

Jaguar suspenderá temporalmente la producción del I-Pace eléctrico en la fábrica de Graz, Austria, debido a problemas con el suministro de baterías por parte de LG Chem. Según The Times, Jaguar detendrá la producción del SUV eléctrico varias jornadas, desde este mismo mes y hasta finales de marzo, debido a la escasez de baterías de iones de litio.

La información ha sido confirmada por un portavoz de Jaguar Land Rover, que ha indicado que la producción se verá afectada temporalmente a corto plazo debido a un «bloqueo» o embotellamiento en el suministro de las baterías. La misma fuente de la compañía señaló que están trabajando junto al proveedor para encontrar rápido una solución y minimizar el impacto en la entrega de pedidos.

El Jaguar I-Pace no lo fabrica Jaguar Land Rover sino Magna Steyr, encargada también de fabricar modelos como el Mercedes-Benz Clase G, el BMW Serie 5, el BMW Z4 o el Toyota Supra, además del Jaguar E-Pace. Por otro lado, las baterías del I-Pace provienen de la fábrica que LG tiene en Wroclaw (Polonia), unas instalaciones que están en proceso de ampliación para poder aumentar su capacidad de producción.

Cabe recordar que no es la primera vez en los últimos meses que ocurre algo similar. A finales del pasado enero supimos que Audi ha reducido la producción del e-tron por falta de baterías (cuyas celdas también las fabrica LG Chem), y se ha visto obligada a reducir plantilla en su fábrica de Bruselas. También hubo rumores de que Mercedes tenía el mismo problema con el EQC, aunque desde la compañía alemana lo negaron y dijeron que sus planes de producción se mantendrían en 50.000 unidades para este 2020.

El problema con el suministro de baterías se produce apenas unos días después de que el gobierno británico anunciara la prohibición de vender coches nuevos de combustión a partir de 2035, incluidos híbridos. Es decir, en quince años sólo se podrán vender coches eléctricos en Reino Unido, adelantando cinco años la fecha límite anterior (2040). El I-Pace es el primer coche eléctrico de Jaguar, y desde su lanzamiento lleva vendidas más de 18.000 unidades solamente en Europa.

Paros también en las fábricas de Reino Unido

La semana pasada Jaguar dijo que hará pausas temporales en la producción de coches en sus fábricas de Reino Unido, reduciendo la fabricación desde finales de este mes y hasta finales de marzo debido a la falta de demanda de coches con motor diésel. 

Jaguar Land Rover registró una caída del 2,3% en las ventas durante el último trimestre del año debido a la caída de demanda del diésel en Europa y la contracción del mercado chino. El grupo británico ha programado una reducción de costes de 4.000 millones de libras, dinero que servirá para afrontar las multas de la Unión Europea por exceder el límite de emisiones de CO2. 

La compañía detendrá la producción en determinados días durante un periodo de cuatro semanas a partir de finales de febrero en la fábrica de Castle Bromwich, en las West Midlands, y reducirá la producción media jornada o jornadas completas en las líneas de montaje de Solihull hasta finales de marzo. Desde la compañía han señalado que esta medida no está relacionada con el coronavirus y los proveedores de componentes chinos.

Conversaciones: