Híbridos y Eléctricos

MAZDA MIATA

Es oficial: la electrificación está en el camino del emblemático Mazda MX-5

El Mazda MX-5 no se librará del proceso de electrificación de la gama de Mazda, aunque la firma ha comentado que tantean la posibilidad de incluir en el futuro una versión de combustión interna alimentada por combustibles sintéticos, las versiones híbridas son un hecho.

La próxima generación del Mazda MX-5 contará con algún grado de electrificación.
La próxima generación del Mazda MX-5 contará con algún grado de electrificación.

La semana pasada, como cada fabricante ha hecho últimamente, Mazda anunciaba su particular plan de electrificación bajo el nombre de "Sustainable Zoom Zoom 2030". Un plan mediante el que la reputada firma japonesa pretende electrificar al completo su gama, y ello incluye al modelo más emblemático de la marca, el Mazda MX-5 (o Mazda Miata, como es conocido en otras partes del globo).

No se entiende la gama de Mazda sin el MX-5, pues el Miata es para Mazda lo que el 911 es para Porsche. Además de ser su modelo más emblemático y al que deben gran parte de su historia, también son el reflejo más fiel a la filosofía de cada fabricante.

Es por ello que Mazda no quiere dejar de contar con su deportivo más conocido en todo el mundo. El MX-5 goza de toda una legión de seguidores en todos y cada uno de los mercados, y con la electrificación en el punto de mira, han de efectuar una transición hacia combustibles alternativos y la electrificación de manera eficaz y sin titubear para que el legado de su pequeño de deportivo no se vea afectado por un paso en falso.

La propia Mazda ha hecho oficial que para 2030 toda su gama se encontrará al completo electrificada, con todo modelo luciendo "algún grado de electrificación", y con aproximadamente el 25 % de las ventas por entonces correspondiéndose con modelos 100 % eléctricos.

El pulmón de toda esta inminente electrificación es una nueva plataforma modular para coches eléctricos que han llamado 'Skyactiv EV Scalable Architecture', y dará a luz a toda una saga de modelos compuesta por 10 híbridos y tres eléctricos y entre los que, tal vez, el más esperado es el Mazda 6, llamado a convertirse en el buque insignia de la firma japonesa.

No obstante, tal vez lo más llamativo es que todo lo anterior también incluye a su modelo más icónico, pues afirmar que para finales de década todo modelo tendrá algún grado de electrificación lleva implícito que el MX-5 también debe electrificarse. Durante el evento tuvieron tiempo para comentar acerca del futuro del pequeño y ligero deportivo japonés.

Dijeron que para finales de esta década su ligero deportivo contará con una versión electrificada, por lo que parece la electrificación no llegará a tiempo para la actual generación (conocida popularmente como ND). Aún es pronto para entrar a elucubrar acerca de qué tipo de electrificación estamos tratando, pero el director ejecutivo de Mazda, Takeji Kojima, confirmó que al menos una versión del próximo Mazda MX-5 mantendrá en sus entrañas un motor de combustión interna que podría ser alimentado por combustibles sintéticos, a la vez que comentó que el Miata es parte de los planes de electrificación de Mazda, lo que significa que llevará consigo algún tipo de tecnología híbrida, o bien incluso una versión 100 % eléctrica, aunque esto último es algo de lo que aún no hay nada en firme.

L'argus apunta a una quinta generación híbrida del Mazda MX-5.

Mazda MX-5 RF.

Mazda tiene la complicada tarea de respetar la filosofía del Miata

Desde la primera generación del Miata, la conocida por los aficionados como NA, pasando por la segunda y tercera (NB y NC) hasta la cuarta (ND), el pequeño deportivo japonés ha hecho gala de una personalidad que ha girado en torno a la ligereza total del conjunto y el particular desempeño dinámico que ello brinda a la hora de conducirse espiritualmente. Todo ello sin caer en motores demasiado potentes, pues no reside ahí su encanto.

Está por ver si implementan un esquema híbrido enchufable de autonomía eléctrica extendida, o de si por contra recurren a un sistema híbrido tradicional para recurrir al motor eléctrico únicamente en momentos puntuales.

Sea como fuere, si es para finales de década aún queda mucho por recorrer y la tecnología podría deparar todavía sorpresas, y más aún para un deportivo que juega el papel de coche halo de una marca, como es el MX-5 para Mazda. Con la entrada de un esquema eléctrico para acompañar al motor de combustión en la quinta generación (potencialmente NE) es irremediable pensar que el peso total del conjunto aumentará sustancialmente. No obstante probablemente Mazda juegue sus mejores cartas para contrarrestar este peso extra con otros aspectos.

Conversaciones: