Híbridos y Eléctricos

LA PRODUCCIÓN PILOTO YA HA COMENZADO

Volkswagen construirá su propia Gigafactoría de baterías: ¿debería preocuparse Tesla?

Volkswagen ha comenzado esta semana la producción piloto de lo que será su primera Gigafactoría propia para la fabricación de baterías.

Volkswagen construirá su propia Gigafactoría para dejar atrás a Tesla
Volkswagen construirá su propia Gigafactoría para dejar atrás a Tesla

Volkswagen ya está fabricando sus propias baterías para los coches eléctricos de la marca (de momento el ID.3, aunque llegarán más), pero la compañía alemana no se ha quedado de brazos cruzados y ya trabaja en su próximo desafío. La idea es levantar su propia Gigafactoría y para ello ha invertido 1.000 millones de euros para su primera fábrica de baterías en Europa, ya que Volkswagen se ha marcado el objetivo producir de manera independiente sus propias celdas en una empresa conjunta con Northvolt en lugar de tener que depender de los sistemas de baterías de otros proveedores. Lo hará en Salzgitter (Alemania), en la misma fábrica donde se ensamblan los motores TDI y TSI -diésel y gasolina, respectivamente-, pero la puesta en marcha de la producción de baterías no comenzará hasta finales de 2023. Para esa fecha, la producción debería alcanzar los 16 gigavatios hora. 

Para ello se ha establecido un Centro de Excelencia, que contará de inicio con 300 empleados, y Volkswagen ha iniciado esta misma semana la instalación de una línea de producción piloto con el objetivo de probar, desarrollar y producir series pequeñas de celdas de batería. Para Frank Blome, jefe del Centro de Excelencia para celdas de batería, la planta piloto es «un paso importante en nuestro camino hacia la construcción de la gigafactoría». El rendimiento, los costes de producción y la calidad deben garantizarse para «dominar toda la cadena de valor de las baterías de iones de litio desde las materias primas hasta la producción y el reciclaje». Las celdas producidas en serie en la joint-venture (empresa conjunta) con Northvolt tendrá una densidad de energía gravimétrica de alrededor de 300 Wh por kilo de peso. No obstante, esa buena cifra (que todavía es una promesa) no significa que Volkswagen no investigará las baterías de estado sólido.

La Gigafactoría de Volkswagen y Northvolt será propiedad al 50% de cada una de las partes, y a los 300 empleados mencionados anteriormente se sumarán 700 más hasta resultar un total de 1.000 nuevos puestos en una de las fábricas más afectadas por el asunto del diéselgate (recordemos que aquí se fabrican buena parte de los motores diésel de la compañía).

volkswagen-id3-3

Esquema del Volkswagen ID.3, que estará disponible con 3 tamaños de batería.

Según Volkswagen, la compañía asumirá la responsabilidad de extremo a extremo (o de principio a fin) en el proceso de fabricación de la batería. Esto será posible gracias al control constante de las celdas a lo largo de todo el proceso: desde la instalación en el paquete de la batería hasta el reciclaje, pasando por el almacenamiento estacionario. El reciclaje no se basará en el llamado reciclaje térmico, es decir, la incineración real, sino en un proceso basado en la descomposición bajo gas inerte y según Volkswagen la tasa de recuperación será superior al 90%.

Llegados a este punto, la pregunta es: ¿cuán grande será proporcionalmente, y para lo que Volkswagen necesita, esta Gigafactoría? Teniendo en cuenta lo anterior, ¿debería preocuparse Tesla? Lo cierto es que si comparamos esta nueva fábrica de baterías de Volkswagen con la Gigafactoría 1 de Tesla en Nevada (Estados Unidos), la de los alemanes queda en un plano muy secundario. En Nevada, Tesla espera alcanzar una producción anual de 54 GWh para 2020, que es más de tres veces lo que Volkswagen se ha propuesto para 2023. Además, la compañía de Elon Musk tiene ya a punto la Gigafactoría 3 en China y otra en camino en Europa.

Incluso si dejamos a un lado las comparaciones (ya sabemos que pueden ser odiosas), y nos centramos únicamente en Volkswagen, lo cierto se que esta nueva Gigafactoría no será ni mucho menos suficiente para los planes de electrificación que se han marcado en Wolfsburgo. Cuando se marcaron lanzar 50 modelos eléctricos para el año 2025, las estimaciones hablaban de producir 150 GWh anualmente; pero Volkswagen reforzó su apuesta y se ha fijado el objetivo de tener 70 modelos eléctricos en la próxima década, lo que elevaría hasta cerca de 200 GWh la producción necesaria de baterías (es decir, más de diez veces lo que se ha planeado para la fábrica de Salzgitter). Esto nos indica que Volkswagen tendrá que seguir invirtiendo miles de millones para equilibrar el número de baterías necesario para los coches eléctricos que aspira a vender.

Por lo pronto, la compañía está volcada con el lanzamiento de su primer modelo desarrollado desde cero como coche eléctrico, el Volkswagen ID.3. El primero de la familia ID se comenzará a fabricar en noviembre, en Zwickau (Alemania), y llegará a los primeros clientes el próximo verano. Con este modelo, que será el primero de los muchos en llegar sobre la plataforma MEB, ya se está hablando mucho de sus baterías y es que se apunta a que podrían tener un coste de 90 €/kWh, un precio que podría reducir el precio del coche eléctrico hasta emparejarlo con un homólogo de combustión.

Conversaciones: