Híbridos y Eléctricos

SE QUEDA ATRÁS

Mazda, el último fabricante escéptico ante la adopción del coche eléctrico

La automotriz Mazda asegura que los vehículos eléctricos pueden ser más contaminantes que los coches de gasolina.

Mazda, el último fabricante escéptico ante la adopción del coche eléctrico
Mazda, el último fabricante escéptico ante la adopción del coche eléctrico

Mazda, confeso oponente de la electrificación de la industria automotriz, asegura que la evolución en la tecnología de los motores de gasolina significa que "no se necesitarán automóviles eléctricos" a una escala masiva para resolver los problemas de contaminación. Después de que Toyota abrazase hace unas semanas el coche eléctrico a batería anunciando una gran inversión, Mazda es el único gran fabricante global que no ha anunciado planes de electrificación.

El fabricante de automóviles dice, en una entrevista a Bloomberg, que los coches eléctricos pueden ser más contaminantes que los vehículos con motores de combustión interna si la energía eléctrica no proviene de una fuente limpia y renovable. Aseguran que el nivel de dióxido de carbono emitido por un Mazda2 de gasolina es un 9% menos contaminante que los 162 gramos por kilómetro atribuidos a un coche eléctrico cuya potencia provenga de una planta de carbón.

"Mientras los vehículos convencionales realmente cumplan con las regulaciones, no se necesitarán automóviles eléctricos para resolver los problemas ambientales", dijo Mitsuo Hitomi, un ejecutivo que dirige el centro de investigación técnica de Mazda, en una entrevista con Bloomberg Technology.

Las declaraciones de Hitomi contrastan con los planes de los fabricantes de coches más importantes del mundo, incluidos Volkswagen, Ford y BMW, de invertir miles de millones de euros para electrificar sus modelos en la próxima década. Aunque Mazda está desarrollando conjuntamente baterías con Toyota, la empresa japonesa se ha enfocado principalmente en mejorar el rendimiento a través de su tecnología de bajo consumo de combustible, Skyactiv, y tiene la intención de presentar en 2019 la próxima generación, Skyactiv-X, con una mejora de eficiencia del motor de hasta el 30%.

Reemplazar completamente los vehículos convencionales con modelos eléctricos requeriría que la potencia de salida se duplique, aseguró Hitomi. Los costos aumentarían ya que la energía provendría principalmente de fuentes limpias como la solar y la eólica, que son más costosas.

Los precios de la electricidad también aumentarán debido a que los conductores normalmente estarán cargando el coche a la misma hora del día, incrementando la demanda energética, advirtió el ejecutivo. "Piensa en las consecuencias negativas para los consumidores cuando tengas más automóviles eléctricos. Personalmente, no creo que llegue la era de los vehículos eléctricos", indicó Hitomi.

Conversaciones: