Híbridos y Eléctricos

INYECCIÓN DEL GOBIERNO CHINO A TRAVÉS DE GAC

NIO consigue 1.000 millones de dólares de liquidez para poder luchar contra Tesla

El fabricante chino de coches eléctricos NIO ha recibido una inyección de 1.000 millones de dólares que servirán para seguir desarrollando y fabricando coches, quién sabe si con la intención de intentar batir a Tesla.

NIO consigue 1.000 millones de dólares para desarrollar sus coches eléctricos
NIO consigue 1.000 millones de dólares para desarrollar sus coches eléctricos

NIO, uno de los fabricantes chinos de coches eléctricos que más difícil se lo quiere poner a Tesla, acaba de asegurarse una inyección de capital de 1.000 millones de dólares, según apuntan distintas informaciones desde China. Está previsto que NIO reciba los fondos del fabricante GAC Group, propiedad del Estado chino, y servirá para cubrir sus necesidades de liquidez para este año 2020.

NIO reportó pérdidas por valor de 370 millones de dólares (unos 332 millones de euros) en el tercer trimestre del año pasado, según datos de Morningstar, por lo que el gobierno de China habría optado por inyectar liquidez en un fabricante de coches eléctricos con mucho potencial a la vista. A pesar de los resultados negativos en el tercer trimestre de 2019, las acciones de Nio han conseguido repuntar y han multiplicado su valor casi por tres en los últimos tres meses, muy por encima del 4% que ha ganado el índice Shanghai Composite en ese mismo período.

Este movimiento es prueba de que el gobierno de China todavía parece querer apoyar el crecimiento de la industria de coches eléctricos en el país, a pesar de que el pasado mes de junio acabase con la política de subvenciones para la compra de coches eléctricos nuevos. Como consecuencia, las ventas de coches eléctricos e híbridos cayeron un 28% de julio a octubre con respecto al mismo periodo del año anterior, según The Wall Street Journal.

Sin subvenciones, los coches eléctricos siguen siendo notablemente más caros que los modelos convencionales equivalentes o similares, y los consumidores chinos no están dispuestos a  pagar esa diferencia -o no pueden permitírselo-. Según algunos analistas como Bernstein Robin Zhu, el 70% de los compradores de coches eléctricos en China son empresas de servicios (taxi y movilidad compartida) y particulares relacionados con el gobierno.

NIO tiene ahora el enemigo en su propia casa

Hace menos de un mes NIO presentó dos nuevos modelos. Por un lado, el NIO EC6: un SUV eléctrico mediano dispuesto a competir con el Tesla Model Y. Por otra parte, la renovación del NIO ES8: el buque insignia de la compañía, que parte de unos 60.000 euros en China y que en su nueva versión ha estrenado una nueva batería de 100 kWh de capacidad y un interior puesto al día en materia digital.

Por si los altibajos de la compañía no fuesen suficiente, desde ahora NIO tendrá un problema más al que enfrentarse: la Gigafactoría 3 de Tesla. La fábrica china de Tesla está construida en Shanghái, la ciudad donde NIO tiene su sede, y en ella el fabricante estadounidense pretende fabricar 250.000 coches al año durante los próximos dos o tres años. El objetivo siguiente es alcanzar las 500.000 unidades anuales, una vez que la planta esté a pleno rendimiento también con el próximo Tesla Model Y.

Conversaciones: