TRANSICIÓN HACIA EL VEHÍCULO ELÉCTRICO

Zaragoza invertirá un millón de euros en instalar puntos de recarga fotovoltaica

El alcalde asegura que es un proyecto "potente y ambicioso" que incidirá en el cambio de la movilidad y en la transición hacia el vehículo eléctrico, con el objetivo de reducir las emisiones contaminantes en un 40 por ciento en 2030.

Zaragoza invertirá un millón de euros en instalar puntos de recarga fotovoltaica para coches eléctricos.
Zaragoza invertirá un millón de euros en instalar puntos de recarga fotovoltaica para coches eléctricos.

El Ayuntamiento de Zaragoza invertirá un millón de euros en la instalación de varios puntos de recarga fotovoltaica para promover la movilidad eléctrica y el uso de este tipo de vehículos en la capital aragonesa. Una veintena de estos puntos se situará en el Campus Río Ebro, con proximidad al tranvía para fomentar la intermodalidad, y en otros espacios de la margen izquierda.

Se contempla que los puntos que se sitúen más próximos al centro sean de carga rápida (previstos para paradas cortas, de 20 o 30 minutos), mientras que los más alejados, en aparcamientos disuasorios, puedan ser de carga semirápida -dos o tres horas-. Se trata de un proyecto de gran envergadura y de referencia internacional, por las características técnicas y desarrollo de I+D, las dimensiones de las instalaciones y la inversión realizada, un millón de euros que aportará el consistorio.

El alcalde de la ciudad, Pedro Santisteve, ha anunciado que el ayuntamiento instalará una de las áreas de recarga fotovoltaica en el Campus Río Ebro, con inversión municipal y gracias a la investigación que realiza en esta materia la EINA. Esta iniciativa se incluirá en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) municipal y se pretende ubicar en aparcamientos disuasorios y espacios situados junto a edificios públicos, para que la energía que no se aproveche en la recarga de vehículos se pueda utilizar en estas instalaciones.

El alcalde ha subrayado que es un proyecto "potente y ambicioso" que incidirá en el cambio de la movilidad y en la transición hacia el vehículo eléctrico, agregando que, de este modo, el consistorio desea cumplir con el objetivo de reducir las emisiones contaminantes en un 40 por ciento con fecha de 2030.

El subdirector de la Escuela de Ingeniería y Arquitectura (EINA), Enrique Cano, ha explicado que la Mesa de la Movilidad Eléctrica les encargó realizar un estudio sobre posibles ubicaciones para estos puntos de recarga y ha detallado que en el Campus Río Ebro se podría instalar una "pérgola" con una superficie de hasta 1.400 metros cuadrados y una potencia de 220 kilovatios, dejarían de emitirse 25 toneladas de dióxido de carbono al año y, en ese mismo periodo, con la energía producida los vehículos podrían recorrer 1,5 millones de kilómetros.

Al ubicarla junto a instalaciones públicas, en este caso edificios de la universidad, o próximo a equipamientos sanitarios o educativos, "no se perderá ni un kilovatio de energía" aunque no haya coches recargándose en esos puntos, ha sostenido Cano.

En el Plan de Movilidad Urbana Sostenible

El proyecto tiene vocación de integrarse en el PMUS, vinculándose a aparcamientos disuasorios en las entradas de la ciudad junto a corredores de transporte público. La iniciativa estará licitada a finales de este 2018 y está previsto que las instalaciones comiencen a funcionar en la primera mitad del año que viene.

De este modo, se baraja que la primera superficie fotovoltaica, dotada con una decena de puntos de recarga, esté situada en el Campus Río Ebro, pero se plantean otras ubicaciones en otros puntos de la ciudad, especialmente en la margen izquierda.

La Mesa de la Movilidad Eléctrica, que ha celebrado su segunda reunión, está integrada por representantes del Ayuntamiento de Zaragoza, la Cámara de Comercio e Industria, el Consorcio de Transportes, Ebrópolis, la Universidad de Zaragoza, el Cluster de la Energía de Aragón, la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (AEDIVE) y la Asociación de Usuarios del Vehículo Eléctrico (AUVE).

Al encuentro también ha asistido la Fundación Ibercaja, para exponer el proyecto de Ciudad de la Movilidad y las distintas vías para integrar esta iniciativa en el conjunto de acciones de promoción de la movilidad eléctrica en la capital aragonesa.

La mesa también ha realizado un seguimiento de las líneas de trabajo llevadas a cabo desde febrero: las ayudas a la electrificación del transporte público y el taxi, las ayudas a comunidades vecinales para la instalación de puntos de recarga o el Plan de Movilidad Urbana Sostenible.

Objetivos

Los objetivos de la Mesa de la Movilidad Eléctrica son proponer las condiciones que regularán un territorio por el que la movilidad, pública y privada, transite hacia un escenario de minimización del combustible fósil a través del impulso de energías limpias alternativas; abordar el escenario de cero emisiones en el ámbito de la movilidad sostenible en Zaragoza y su entorno, generando un proceso en el que se encuentren y participen todos los sectores afectados.

Asimismo, explorar y validar las tecnologías innovadoras que acompañan a la movilidad sostenible e inteligente, propiciando la participación de la red de centros tecnológicos e investigadores de Aragón y sus universidades en el ámbito de las ciudades inteligentes y la movilidad; favorecer los nuevos modelos de empleabilidad y de negocio que se van a desarrollar, incidiendo en las nuevas capacidades relacionadas con la aplicación tecnológica, el talento y la movilidad.

También, propiciar en Zaragoza un gran banco de pruebas de la movilidad eléctrica, en el que poder explorar los hábitos cotidianos de los conductores, sus necesidades, la adaptación de las flotas públicas, transporte de pasajeros, de mercancías con carga y descarga, los vehículos de alquiler, las condiciones para habilitar puntos de recarga.

Otros de sus objetivos son definir una batería de indicadores en relación con la movilidad sostenible y el vehículo eléctrico, propiciando la monitorización de datos y análisis de resultados; confeccionar patrones de comportamiento y protocolos de actuación; valorar buenas prácticas y proponer un conjunto de compromisos medibles a las principales entidades, instituciones y empresas.

Conversaciones: