LA INFRAESTRUCTURA LA ESTÁN PONIENDO LAS PETROQUÍMICAS

El desarrollo de la infraestructura de recarga, el lado oscuro del coche eléctrico

Las empresas petroquímicas tendrán un papel clave en el desarrollo de la infraestructura de recarga del coche eléctrico: Shell ya ha puesto en marcha sus primeras estaciones de carga ultrarrápida y Total acaba de firmar un acuerdo para utilizar la tecnología de ChargePoint.

Las empresas petroleras se están posicionando rápidamente para desarrollar la infraestructura de recarga del vehículo eléctrico.
Las empresas petroleras se están posicionando rápidamente para desarrollar la infraestructura de recarga del vehículo eléctrico.

Existen muchas discrepancias y puntos de vista en torno a la industria del automóvil y en cómo debe desarrollarse la electrificación de la misma, pero si en algo hay consenso es en que el coche eléctrico depende en gran medida del desarrollo de una infraestructura de recarga que garantice la disponibilidad de energía eléctrica en rutas y destinos. Si queremos que se cumplan los pronósticos, los cuales auguran que en 2035 se matricularán a nivel global 11 millones de coches 100% eléctricos (13 veces los vendidos en 2017, según un estudio de Fuji Keizai), necesitaremos que el usuario del vehículo eléctrico pueda cargar allá donde vaya, y esto no va a ser ni fácil, ni barato.

Según Bloomberg NEF, desarrollar la infraestructura de recarga de Alemania y Reino Unido, dos de los principales mercados del vehículo eléctrico en Europa, costará cerca de 15.000 millones de euros. De aquí al año 2040, Alemania necesitará 4 millones de puntos de carga, mientras que Reino Unido sumará otros 3 millones, para un total de 40 millones de puntos de recarga en todo el mundo. Instalar y gestionar tal cantidad de estaciones requiere una grandiosa inversión de dinero y recursos, además de muchísimo espacio público. He aquí donde aparecen en escena compañías como Shell, BP, Total y Cepsa, entre otras. Todas ellas son empresas tradicionalmente ligadas al petróleo y sus derivados, pero ahora que se vislumbra un boom eléctrico en la próxima década, se apresuran para firmar acuerdos y posicionarse estratégicamente en una rama del mercado energético que promete miles de millones de euros en beneficios.

Shell e Ionity inician el despliegue

shell-ionity-collage

Esta semana hemos conocido que Shell ha iniciado el despliegue de su infraestructura de recarga de alta potencia de la mano de Ionity. Los primeros puntos de recarga de Shell e Ionity se sitúan en una estación de servicio estratégicamente ubicada en una autopista de acceso a París, a hora y media en coche del centro de la ciudad. La nueva estación cuenta con ocho puntos de recarga superrápida a 150 kilovatios de potencia; o lo que es lo mismo, capacidad para recargar un coche eléctrico de nueva generación como el Audi e-tron en menos de 30 minutos.

Estas estaciones, compatibles con el estándar CCS Combo, contarán en el futuro con recarga a 350 kW, un nivel de potencia que permitirá agregar 150 kilómetros de autonomía a las baterías en apenas 5 minutos. Para convertir las estaciones de Ionity en puntos de recarga ultrarrápida no solamente se requerirá aumentar la potencia disponible en las mangueras de conexión, sino que también llegue al mercado una nueva generación de vehículos eléctricos compatibles con tal inyección de potencia. El primero en hacerlo será el nuevo Porsche Taycan, que será capaz de recargar sus baterías en tan solo 15 minutos.

Los planes de Shell, que se unió a la red europea Ionity en noviembre del año pasado, incluyen la instalación de puntos de recarga ultrarrápida en 80 estaciones de servicio repartidas por numerosos países de Europa (Francia, Austria, Bélgica, Holanda, Polonia, Eslovaquia, Eslovenia, República Checa, Hungría y Reino Unido, para ser exactos). Según la información revelada al anunciar el acuerdo, cada una de las estaciones contará con una media de 6 “surtidores de electrones”.

Ionity colaborará con Eni en Italia

La italiana Eni, otra empresa multinacional dedicada al sector petroquímico, ha anunciado también esta semana su incorporación al proyecto de Ionity. Gracias a este acuerdo de colaboración, la red de recarga ultrarrápida utilizará 30 estaciones de servicio Eni para instalar un total de 180 puntos de recarga repartidos por el País Transalpino. Una vez instaladas, las 30 estaciones de recarga ofrecerán la misma potencia máxima que en el resto de países, con hasta 350 kW de potencia.

Total se alía con ChargePoint

fbshare

Por otro lado, el grupo empresarial Total, con sede mundial en La Défense (París), tras adquirir G2mobility, la empresa francesa líder en soluciones de recarga, ha anunciado una alianza con la norteamericana ChargePoint para ofrecer sus estaciones de carga a clientes de Reino Unido. Según Sion Roberts, Director General de Total Gas & Power, este acuerdo “permitirá a sus clientes tener acceso a una tecnología de carga que ayudará a cambiar la dinámica de repostaje de los vehículos”. ChargePoint cuenta en la actualidad con más de 55.000 puntos de recarga repartidos por todo el mundo, cifra que pretende multiplicar por 45 en los próximos siete años, hasta alcanzar un total de 2,5 millones de estaciones en 2025.

El papel de Cepsa en España

El pasado verano conocimos que Ionity, la red de carga europea de alto rendimiento, instalará 100 puntos de recarga ultrarrápida en las estaciones de servicio de Cepsa en España y Portugal. Cepsa se encargará de determinar la ubicación idonea de los puntos de carga en el mapa de carreteras de la península ibérica y de proveer de electricidad a estas instalaciones, que será 100% de origen renovable.

Tras los pasos de BP

Para terminar, cabe mencionar que BP también está haciendo esfuerzos para posicionarse dentro del mercado energético dedicado al vehículo eléctrico. La petrolera británica adquirió el pasado verano Chargemaster, la mayor empresa proveedora y gestora de infraestructura de recarga del Reino Unido. La nueva empresa, BP Chargemaster, será la encargada de instalar y gestionar los puntos de recarga que se planten las 1.200 estaciones de servicio con las que BP cuenta en la actualidad.

Conversaciones: