Híbridos y Eléctricos

PILA DE COMBUSTIBLE

El Toyota Mirai, autorizado para ser el primer taxi de hidrógeno en Madrid

El Toyota Mirai de hidrógeno ya tiene autorización para trabajar como taxi en Madrid. El ayuntamiento de la ciudad ha dado luz verde a este modelo, que se convierte en el primer coche de hidrógeno autorizado para trabajar como taxi en la capital.

ficha-municipal-TOYOTA-MIRAI-taxi
El Toyota Mirai, autorizado para ser el primer taxi de hidrógeno en Madrid

El Ayuntamiento de Madrid ha emitido la autorización que permitirá al Toyota Mirai trabajar como taxi en la capital y convertirse así en el primer taxi de hidrógeno de Madrid.

El Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad del ayuntamiento madrileño ha publicado la autorización con las homologaciones pertinentes que acreditan al Toyota Mirai de hidrógeno como posible candidato para poder ser taxi en Madrid. Es la primera vez que se concede dicha autorización a un coche eléctrico de hidrógeno.

En la ficha se detallan todas las características que deben cumplir los taxis de Madrid, desde su característica decoración exterior -carrocería blanca con una franja roja de 100 mm de ancho- hasta la ubicación de los adhesivos con la información de las tarifas o el número de la licencia. Curiosamente, el Mirai se ha homologado como taxi de 5 plazas (las que constan en la ficha técnica del vehículo), a pesar de la plaza trasera central apenas es utilizable para adultos.

Desde el 1 de enero de 2018, todos los vehículos que presten servicio de taxi en Madrid (excepto los eurotaxi) deben tener la etiqueta ECO o la etiqueta Cero emisiones de la DGT. Por otro lado, a partir del 31 de diciembre de 2022, en Madrid no podrán trabajar taxis con más de 10 años de antigüedad. Una renovación del parque de taxis que se acompañará de vehículos menos contaminantes.

Entre los vehículos menos contaminantes, el Toyota Mirai juega en una liga propia. Su condición de vehículo de hidrógeno con pila de combustible le hace ser totalmente respetuoso con el medio ambiente: sus únicas emisiones son moléculas de agua, fruto de la reacción química que se da en la pila de combustible para obtener electricidad.

El Toyota Mirai de segunda generación tiene 650 kilómetros de autonomía homologada con una carga completa (puede almacenar 5,6 kg de hidrógeno a 700 bares de presión). Es una autonomía superior a la mayoría de coches eléctricos de batería del mercado y superior también a la de algunos modelos de gasolina. Sin embargo, hay un "pero" importante y es que sólo hay un punto donde repostar en todo Madrid: está ubicado en la Avenida de Manoteras (zona de Sanchinarro) y para repostar hay que pedir una autorización previa.

Conversaciones: