Híbridos y Eléctricos

FORMACIÓN Y EQUIPAMIENTO TÉCNICO SERÁN LOS ASPECTOS BÁSICOS

El coche eléctrico “desmonta” el negocio del taller de reparación, pero ¿cómo adaptarse?

CESVIMAP ha participado en el XXIX Congreso de Faconauto con un discurso en que desmitifica el vehículo electrificado y elimina los miedos que puede generar su llegada al taller de reparación.

Taller y vehículo eléctrico: cambios en el modelo de negocio. / © CESVIMAP
Taller y vehículo eléctrico: cambios en el modelo de negocio. / © CESVIMAP

José María Cancer, director general del Centro de Experimentación y Seguridad Vial de Mapfre (CESVIMAP) participó en el XXIX Congreso de Faconauto –que congrega a las Asociaciones de Concesionarios de la Automoción–para romper con los mitos sobre los vehículos eléctricos y eliminar los miedos que puedan generar su llegada al taller de reparación.

En la jornada “Mitos y verdades sobre el vehículo electrificado ¿Cómo le afecta a mi taller?”, José María Cancer explicó que la formación y el equipamiento adecuados son las principales armas con las que afrontar el trabajo con esta clase de vehículos.

El director de CESVIMAP afirmó rotundamente que todos los vehículos no serán eléctricos en 2030. “La cifra de vehículos híbridos podría alcanzar, en 2025, el 40% de las ventas en nuestro país (3 veces más que los eléctricos)”. Según un análisis de CESVIMAP, el parque de vehículos híbridos y eléctricos en 2025 podrá ubicarse entre un 5% y un 7%.

El crecimiento del mercado español de vehículos eléctricos vendrá acompañado de un cambio del modelo de negocio, al que habrá que adaptarse.

La formación tendrá un papel muy importante, “habrá que invertir en personal cualificado”. Además, “se necesitará apostar por herramientas y equipos específicos de diagnosis para operaciones con baterías y familiarizarse con equipos de protección exclusivos para baja tensión.

La reparación de los vehículos eléctricos son más sencillas, asegura CESVIMAP, pero también “algunas operaciones demandan mayor cualificación”.

Para ello, se necesita de formación técnica especializada en seguridad y alta tensión para las operaciones de desconexión del sistema y la verificación del aislamiento y la tensión.

Lo mismo pasa para la reparación de la carrocería de un coche eléctrico: los procesos son los mismos que los de un vehículo de combustión, la única diferencia es que se necesita una formación mínima del técnico de carrocería, de manera que sea capaz de evaluar la seguridad de la reparación e identificar los sistemas eléctricos.

Por otro lado, habrá que prepararse para un nuevo modelo de negocio en el que las baterías jugarán un papel muy importante. La mitad del precio de los coches eléctricos son las baterías, “un negocio que se asienta en distintas líneas, resumidas, fundamentalmente, en la reparación de baterías y en la verificación y sustitución de módulos”.

Por todo ello, el coste del mantenimiento será mucho menor. Es una realidad indudable, según datos de CESVIMAP, la reducción del beneficio por mantenimiento será de un 75%; de la mecánica, un 55% y, de recambios, un 50%. En el lado positivo, podrá subir la cuantía de trabajos derivados de la garantía del vehículo (+5%) y de carrocería y pintura (+5%).

Ante esta nueva situación, el futuro que acontece, nos revela nuevas posibilidades. En primer lugar, “mentalizarnos de que el juego ha cambiado, tratando de anticiparnos a lo que llega. Simultáneamente, formarnos y equiparnos. Por ahí transita el futuro del taller.”

Conversaciones: