SUV ELÉCTRICO DE TAMAÑO MEDIO

Opel GT X Experimental, un coche eléctrico para definir la visión de la marca

Opel ha presentado en su centro de diseño en Rüsselsheim el GT X, un concepto de SUV eléctrico de tamaño medio que define el lenguaje de diseño de la marca para los próximos años.

Michael Lohscheller, CEO de Opel, junto al GTX.
Michael Lohscheller, CEO de Opel, junto al GTX.

Opel ha revelado un nuevo concept eléctrico, al que ha llamado GT X Experimental, que proporciona una visión del futuro lenguaje de diseño de la marca. Este concept car, del tamaño de un SUV del segmento B, ha sido ensamblado en su centro de diseño en Rüsselsheim, en Alemania. “Es mucho más que un concept car”, dice su creador, Mark Adams. Para la marca representa un punto de inflexión tras su adquisición por parte de PSA Group, que demuestra la libertad de diseño de sus futuros modelos.

El GT X es un coche eléctrico con tracción delantera alimentado por una batería de 50 kWh de capacidad situada en el suelo del habitáculo. Sus creadores insisten en que no son sus características técnicas lo más importante, sino su diseño. “Antes de embarcarnos en este ejercicio, hicimos una serie de bocetos conceptuales para asegurarnos de que sus elementos pudieran extenderse a cada uno de nuestros automóviles”, aclaran. El GT X no será un vehículo de producción, pero sus rasgos influirán en los futuros modelos.

Según sus creadores, su tren motriz eléctrico necesita menos espacio para el motor y la transmisión, lo que da permite estilizar sus formas. Presenta voladizos muy cortos y un cuerpo entallado que da impresión de ligereza. El color azul oscuro marca las zonas “técnicas”: el capó y la parte baja, donde se ubica la batería. En el resto de la carrocería predomina el gris. Dos líneas amarillas laterales recorren la parte baja del capó y separan el techo de cristal del resto de la carrocería.

2018 Opel GT X Experimental

Sistema de puertas de acceso al interior del Opel GT X Experimental.

En la parte frontal se extiende un panel denominado “Visor”, casi opaco, que aloja los faros y cubre equipos adicionales como cámaras, radares y sensores, que se utilizan para el sistema de conducción semiautónoma.

Desde su interior, los estrechos pilares permiten una gran visibilidad. El amplio parabrisas panorámico se asienta sobre una delgada boquilla que recorre toda su base, para alimentar el sistema de control ambiental HVAC del GT X. La instrumentación se basa en una pantalla denominada “Pure Panel”, que puede ser operada por voz o mediante los controles táctiles situados en el volante.

2018 Opel GT X Experimental

Opel GT X Experimental.

Las puertas están suspendidas de una gran bisagra, prescindiendo del pilar B, y facilitando el acceso a los ocupantes. Los asientos delanteros están suspendidos sobre raíles que se extienden a lo largo de la consola central del automóvil, dejando un gran espacio para los pies de los pasajeros traseros. En el exterior un par de pantallas muestran el estado de la carga de la batería. El GT X prescinde de espejos retrovisores que son sustituidos por cámaras de vídeo.

Opel exhibirá el GT X al público en cada uno de sus mercados más importantes para enfatizar la importancia de su diseño, empezando por Alemania y Reino Unido. “Este no es un concept ordinario. Es un grito de guerra”, añade Adams.

Conversaciones: