Híbridos y Eléctricos

SEGÚN UN ESTUDIO RECIENTE

La problemática de los coches híbridos enchufables: ¿contaminan 3 veces más de lo anunciado?

Un nuevo estudio revela que los coches híbridos enchufables pueden llegar a emitir tres veces más de lo que dicen las cifras oficiales. ¿La razón? Que sus propietarios no los enchufan y funcionan más tiempo con el motor de combustión.

La gran problemática de los coches híbridos enchufables si no se usan correctamente
La gran problemática de los coches híbridos enchufables si no se usan correctamente

Los coches híbridos enchufables son una de las soluciones por las que están apostando las marcas para reducir su media de emisiones, un término medio (tanto a nivel técnico como en volumen de emisiones homologadas) entre un híbrido convencional y un coche puramente eléctrico. Volvo es uno de los fabricantes que tiene claro que los híbridos enchufables le ayudarán a evitar pagar multas a la Unión Europea, debido a sus reducidas cifras de emisiones. Sin embargo, la realidad es que los llamados 'PHEV' (por las siglas de 'Plug-in Hybrid Electric Vehicle) pueden ser una opción no tan buena como parecen.

En los últimos años han sido numerosos y reiterados los casos de fabricantes que, de alguna forma u otra, han mentido sobre las emisiones de sus coches -incluso en condiciones de homologación-. Sabemos que en condiciones reales las emisiones contaminantes de coches tanto gasolina como diésel son mucho mayores de las que homologan en laboratorio, y los híbridos enchufables -a priori mucho más limpios- también presentan un problema similar.

Los coches híbridos enchufables (PHEV) contaminan hasta 3 veces más de lo que homologan

Según un estudio reciente, los híbridos enchufables contaminan hasta tres veces más de lo que dicen las cifras oficiales. La razón, por un lado, se debe al mayor peso añadido respecto a sus homólogos de gasolina: la batería de los PHEV es mayor y notablemente más pesada que la de un híbrido convencional. La otra problemática tiene que ver con el uso que le dan sus propietarios, que en su mayoría no los enchufan y usan mayoritariamente el motor de combustión.

Un híbrido enchufable moderno puede recorrer entre 40 y 90 kilómetros en modo completamente eléctrico, por lo que podría cubrir sin emisiones la mayoría de trayectos del día a día. No obstante, el estudio de 'The Miles Consultancy' revela que el consumo de combustible resulta entre 2,5 y 3 veces superior al anunciado.

Dicho estudio tomó como muestra 187 coches híbridos enchufables de BMW, Mercedes, Mitsubishi y Volkswagen, resultando que el consumo medio real fue de 6,7 litros de combustible cada 100 km, frente a los 2,1 litros/100 km homologados de media.

El hecho de que los consumos de combustible (y, por tanto, las emisiones) sean hasta 3 veces superiores a la cifra oficial tiene mucho que ver con un uso incorrecto por parte de los propietarios, ya sea a propósito por desconocimiento. Pero también por el hecho de que las cifras oficiales son muy sensibles a cómo se cargan y conducen los híbridos enchufables, y de que las pruebas de homologación distan mucho de ofrecer resultados reales, incluso con el más reciente ciclo WLTP.

Varios países tienen el foco puesto en los híbridos enchufables

Por otro lado, cabe la posibilidad de que los conductores compren este tipo de vehículos con la buena intención de reducir las emisiones, pero el desconocimiento o la confusión con otras tecnologías les lleva a pensar que no hace falta enchufarlos. En cualquier caso, no es la primera vez que los híbridos enchufables están bajo la atenta mirada de las instituciones.

En el año 2018 un estudio realizado por investigadores noruegos concluyó que el promedio anual estimado de emisiones de CO2 de los híbridos enchufables era aproximadamente 2,5 veces mayor que el valor declarado en la prueba oficial de homologación.

Ese mismo año Francia retiró las ayudas a vehículos que emitiesen entre 21 y 60 g/km de CO2, que básicamente es muy parecido a decir que se las retiró directamente a los híbridos enchufables (los principales perjudicados por la medida). En 2019 el gobierno británico se reafirmó en no volver a dar subvenciones para la compra de coches híbridos enchufables, y desde el propio Gobierno alegaron: «la evidencia era muy clara: los propietarios de híbridos enchufables no los estaban enchufando, con lo cual se anulaban los beneficios ambientales».

Conversaciones: