Híbridos y Eléctricos

SUBIDA DE PRECIOS DE LAS MATERIAS PRIMAS

La paridad de precios de los coches eléctricos y de combustión se aleja: ¿Quién es el culpable?

La subida de los precios de las materias primas que conforman las celdas de las baterías de los coches eléctricos está provocando que la tendencia decreciente del precio de este componente se encuentre estancada.

Paridad precios coches electricos combustion
Paridad precios coches electricos combustion

En los últimos años, el aumento de los pedidos ha propiciado la reducción del precio de las baterías gracias a la economía de escala, lo que había acelerado la tan esperada llegada de la paridad de los precios de adquisición de un coche eléctrico y uno de combustión. Sin embargo, esa misma razón, la escasez de algunos materiales, y la subida de precios por parte de la industria minera, han propiciado que el coste de las materias primas siga aumentando, con lo que la ansiada paridad parece alejarse más de lo previsto.

Los expertos fijan en un coste de 100 dólares por cada kWh (90 euros/kWh) el límite que una batería ya empaquetada permita lograr la paridad de precios entre un coche eléctrico (sin subsidios) y uno de combustión de la misma categoría. Teniendo en cuenta que el coste total de propiedad de un eléctrico es muy inferior a uno de combustión, gracias al ahorro en el combustible y en el mantenimiento, la decisión de compra favorecerá claramente a la nueva tecnología.

Sin embargo, la mayoría de los compradores preferirían que el coste inicial de la compra fuera similar al de un automóvil de gasolina o diésel de las mismas características. Una de las razones es el denominado “coste de oportunidad”, que se refiere a la decisión de debe tomar el comprador entre utilizar ahora su dinero en algo que proporcionará beneficios dentro de un tiempo o gastarlo en lo que se lo proporcione ahora.

Según informaba la consultora BloombergNEF en diciembre de 2020, el precio de las baterías había caído un 89% desde 2010, situándose en 2020 en una media de 137 dólares/kWh. Además, en el caso de algunos autobuses eléctricos de China se situaba por primera vez por debajo de los 100 dólares/kWh. La consultora preveía que, en 2023, el precio promedio real se acercará a los 100 dólares/kWh.

En los últimos meses, los fabricantes de baterías han comenzado a elevar el precio de las celdas de iones de litio para compensar el aumento del coste de las materias primas que forman parte de ellas. El carbonato de litio ha aumentado en un 313%, el hidróxido de cobalto casi un 82% y el sulfato de níquel un 34%. La industria de la minería está tratando de elevar los ratios de producción para incrementar las materias primas al mercado, alentados por este incremento de los precios.

Esta situación está haciendo que la tendencia a la baja de los precios de las baterías se haya detenido por un tiempo, alejando la fecha en la que se logrará la paridad de precios. Según publica Mining.com, los fabricantes de baterías están traspasando sus incrementos de costes a los fabricantes de automóviles y al resto de actores intermedios, lo que podría tener un impacto importante en los precios de los coches eléctricos entre 2022 y 2024.

Con la previsible demanda de vehículos eléctricos en su punto más álgido, la industria minera espera poder imponer precios elevados para el litio en los próximos cinco años. Para resolver esta situación y que la necesaria paridad de precios llegue lo antes posible, algunos fabricantes están tratando de comprar activos mineros para adelantarse a esta situación tan imprevisible. Por otro lado, la suculenta cifra de negocio que aparece detrás del mercado de las baterías y el alza de los precios debería atraer al mercado a nuevas empresas, lo que aumentaría la competencia y facilitaría a los fabricantes negociar precios más bajos.

Conversaciones: