Híbridos y Eléctricos

PRUEBAS DE SEGURIDAD

Test de choque de un camión eléctrico de Scania contra un automóvil: así quedó su batería

Un vídeo lanzado por Scania muestra el primer test de choque lateral de un automóvil contra el lateral en el que se sitúan sus baterías: el resultado es que esta salió completamente ilesa.

Test camion electrico Scania
Test de choque de un automóvil contra el lateral de un camión eléctrico de Scania, en el que se encuentran las baterías.

Scania ha lanzado un vídeo en el que muestra el primer test de choque realizado sobre un camión eléctrico y el impacto directo sobre la batería situada en su costado. No se han publicado detalles sobre la prueba, salvo que, según el fabricante “la batería salió completamente ilesa”. La estructura que protege el paquete de baterías del camión, evitó que se produjeran daños importantes en sus módulos y sus celdas.

La seguridad de las baterías es el criterio fundamental a la hora de desarrollar este componente, crítico en todos los vehículos eléctricos en los que se instala. En el caso del transporte pesado, y en concreto en el de los camiones eléctricos, un incendio provocado por un accidente en el que se podrían ver involucrado podría ser todavía más grave que el que se produce en otro tipo de vehículo más pequeño. Por eso, evaluar su resistencia ante un posible accidente es una de las fases fundamentales antes de llevarlas baterías a producción.

Test camion electrico Scania interior

El golpe sobre el lateral del camión eléctrico de Scania no produjo daños sobre la batería.

Según explica el ingeniero de pruebas de Scania Jakob Leygraf, las pruebas de choque de un camión eléctrico no son iguales que las que se realizan un sobre un camión con motor de combustión. La energía del impacto debe distribuirse y debe extenderse por toda la estructura que rodea la batería. El resultado deseado es que la cubierta plástica desarrollada para este fin se deforme y distribuya así la energía cinética hacia componentes menos críticos. “Prepararse para cualquier prueba de choque conlleva mucho trabajo, puede llevar meses de una planificación precisa para obtener todos los detalles correctamente”. La prueba real tiene lugar después de que se hayan realizado numerosas simulaciones y, en última instancia, la prueba de choque real “solo sirvió para confirmar que los cálculos previos habían sido precisos”.

En el camión sobre el que se realiza la prueba, basado en un modelo de camión convencional, los paquetes de baterías se instalaron en el costado, justo en el punto en el que el coche impacta frontalmente. El fabricante de camiones sueco perteneciente al grupo Volkswagen no solo está trabajando en una nueva línea de camiones eléctricos que se unirán a su catálogo próximamente, sino también en la manera de minimizar las consecuencias de un posible accidente.

Los camiones electrificados de Scania

Por una parte cuenta con un camión híbrido enchufable especialmente pensado para trabajos urbanos. Al motor diésel de nueve litros que rinde entre 280-360 CV según la configuración se une un motor eléctrico de 115 kW (156 CV), montado entre este combustión y la caja de cambios. Se alimenta de una batería de 90 kWh que puede recargarse a 95 kW de potencia en tan solo 35 minutos con la que es capaz de recorrer hasta 60 km en modo completamente eléctrico.

Además, Scania ha presentado su primer camión completamente eléctrico que equipa un motor eléctrico con 230 kW (313 CV) de potencia. Estará disponible con dos versiones distintas para la batería: una opción con cinco baterías y un total de 165 kWh que alcanza una autonomía de 130 kilómetros, y otra versión con nueve baterías y un total de 300 kWh de capacidad instalada con una autonomía de hasta 250 kilómetros. En ambos casos es posible recargar la batería en corriente continua a una potencia de 130 kW.

Conversaciones: