Híbridos y Eléctricos

SE FABRICARÁ EN INGLATERRA

El clásico Mini renace como coche eléctrico y costará 90.000 euros

Una compañía británica llevará a producción la versión clásica del Mini convertido a coche eléctrico.

La empresa briránica Swindon Powertrain comercializará el clásico Mini convertido en coche eléctrico.
La empresa briránica Swindon Powertrain comercializará el clásico Mini convertido en coche eléctrico.

El Grupo BMW, quien posee los derechos de la marca Mini desde su adquisición en 2001, sorprendió a los asistentes al Salón de Nueva York con una versión eléctrica del clásico Mini. En cambio, este no estaba diseñado para salir a la venta, sino que fue un ejercicio de marketing en torno al lanzamiento del nuevo Mini Electric. Por el contrario, la compañía británica Swindon Powertrain ha presentado una nueva versión eléctrica del Mini original en Londres que sí podrá ser adquirida por particulares.

Esta versión modificada del clásico Mini, llamada Swind E Classic Mini, utiliza como base un vehículo totalmente restaurado y equipado con un tren de potencia eléctrico hecho a medida. De esta forma, Swindon comercializará una pequeña tirada de producción de este vehículo eléctrico para nostálgicos prácticamente sesenta años después de que saliese a la venta la primera la versión con motor de combustión en los años 60.

swind-e-classic-mini-41

El clásico Mini convertido a eléctrico conserva sus dimensiones, muy inferiores al modelo actual.

El Swind E Classic Mini combina un a carrocería y chasis completamente restaurados con un motor eléctrico de 80 kW (107 CV) que ha sido desarrollado exclusivamente por la compañía inglesa. La batería de iones de litio acumula hasta 24 kWh de energía, lo que –según el fabricante– permite a este pequeño coche eléctrico proporcionar unos 200 kilómetros de autonomía. Este Mini eléctrico se puede recargar en cuatro horas y tiene una opción de carga rápida, aunque se desconocen por el momento los detalles.

Pese a sus dimensiones y aspecto, no hay que subestimar las prestaciones que es capaz de ofrecer este automóvil de cero emisiones: acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en 9.2 segundos y alcanza una velocidad máxima de 130 km/h, superando los 116 km/h del modelo original a gasolina (aunque existía una 'peligrosa' versión capaz de rozar los 145 km/h). El interior del habitáculo ha sido perfectamente conservado de forma idéntica al modelo original, incluso manteniendo el indicador del nivel de combustible, que evidentemente marca “E” (empty, vacío). Desafortunadamente, esta joya única de la que solamente se construirán algunas unidades tiene un precio accesible únicamente para unos pocos: 79.000 libras esterlinas, lo que equivale a cerca de 90.000 euros.

swind-e-classic-mini-1

El velocímetro está acompañado de la aguja original que indica el nivel de combustible.

Conversaciones: