ANÁLISIS DEL CRECIMIENTO DEL SECTOR

Ya hay más de 3 millones de coches eléctricos e híbridos enchufables en el mundo

Siendo China el país donde más coches eléctricos hay y Noruega el que mayor cuota de mercado firma, el número de vehículos híbridos enchufables y eléctricos puros sigue creciendo en el mundo.

Cada año sube más la presencia de eléctricos en las carreteras de todo el mundo.
Cada año sube más la presencia de eléctricos en las carreteras de todo el mundo.

La Agencia Internacional de la Energía (IEA por sus siglas en inglés) ha elaborado un informe titulado Global EV Outlook 2018 en el que analiza la situación actual del vehículo eléctrico en el mercado internacional. La gran noticia es que ya se sobrepasó la barrera de los 3 millones de vehículos eléctricos e híbridos enchufables (PHEV) en 2017, un incremento del 54% comparado con el año anterior, siendo China su principal mercado y Noruega el país con una mayor cuota de mercado. En total, se vendieron 1,1 millones de eléctricos e híbridos enchufables.

De hecho, el 39% de los coches nuevos vendidos en Noruega durante el 2017 fueron eléctricos o PHEV, convirtiendo al país nórdico como el líder mundial en cuota de mercado. Seguido de muy lejos por Suecia, que firma un 6,3%, y China, que cierra el podio con un 2,2%. Por su parte, Alemania (1,6%) y Japón (1.0%) han doblado su cuota de mercado con respecto al 2016 y entran en el top 10 de países. El Reino Unido (1,7%), Francia (1,7%) y los Estados Unidos (1,2%) también han visto aumentar sus cifras, aunque más modestamente, y se mantienen en el top 10. 

Captura de pantalla 2018-06-11 a las 16.55.41

China, el gran mercado

China es el gran mercado para los vehículos eléctricos, pasando de tener un papel testimonial ante otros mercados como Europa y los Estados Unidos en 2013, a convertirse en el principal por encima de cualquier otro. En el Gigante Asiático se vendieron casi 580.000 unidades de eléctricos e híbridos enchufables el año pasado, un incremento del 72% respecto a 2016, y, actualmente, cerca del 40% del total de vehículos de este tipo del mundo circula en las carreteras chinas, sumando más de un millón de los tres que hay en el mundo.

Captura de pantalla 2018-06-11 a las 16.55.50

Además, China no solo destaca por ser el gran mercado de particulares, ya que también ha llevado la voz cantante en cuanto al transporte público y a las motos eléctricas. Según el informe de la IEA, en 2017 aumentó su parque de autobuses eléctricos de los 345.000 en 2016 a los 370.000. Este aumento se debe, sobre todo, a las ayudas por parte del gobierno desde 2009, que se han ido reduciendo con el tiempo. Por si fuera poco, ya hay más de 250 millones de motocicletas eléctricas en el país asiático. Así, pese al crecimiento de la flota eléctrica de autobuses y del parque de motocicletas eléctricas en territorios como Europa y la India, China acumula el 99% del parque mundial de estos vehículos dentro de sus fronteras.

Infraestructura y ayudas

Además de los datos del mercado, el informe señala que el aumento de la infraestructura de carga mantiene un ritmo constante y estable. Desglosado en cifras, la IAE estima que hay casi 3 millones de puntos de carga privados en las casas de los propietarios y en algunas empresas y lugares de trabajo. Además, se han contabilizado cerca de 430.000 cargadores públicos alrededor del mundo, siendo un cuarto de los mismos cargadores de alta velocidad, de los cuales 10.000 son de Tesla. La IAE incide en la necesidad y la importancia de estos puntos de carga rápida, sobre todo, en zonas altamente pobladas, convirtiéndose en un actor importantísimo en cuanto a la estimulación del mercado de eléctricos, ya que facilitan los trayectos largos.

Además de una mejor y mayor infraestructura, son necesarios planes de incentivos y ayudas que también alegren el mercado. De hecho, la IAE afirma que el crecimiento sostenido del segmento eléctrico y PHEV en el mercado se ha dado gracias a programas de ayudas, incentivos económicos o recorte de impuestos durante su compra. Este hecho, fusionado con la subida del precio del petróleo, las estrictas regulaciones medioambientales y las restricciones de entrada de los vehículos más contaminantes a las grandes ciudades, ha contribuido a que el mercado de eléctricos no deje de crecer.

El futuro

El informe señala también que la reducción del precio de las baterías y la mejora de su rendimiento y autonomía también ha jugado un papel importante en el incremento de las cifras de ventas. Sin embargo, no duda en afirmar que será necesario que este ritmo de mejoras no decaiga para seguir creciendo y que los eléctricos sean más atractivos de cara al futuro comprador. "Esto se puede conseguir con una combinación de químicas mejoradas, un mayor volumen de producción y un incremento del tamaño de las baterías. Es posible realizar mejoras adicionales con la transición a tecnologías más allá de los iones de litio", se expone en el informe, que predice la llegada de estas soluciones más allá del 2030.

Captura de pantalla 2018-06-11 a las 16.41.51

La necesidad de buscar otra tecnología para baterías nace también de la búsqueda de fórmulas que no precisen de elementos como el níquel, el litio y el cobalto. De hecho, según apunta la IAE, el suministro de cobalto está especialmente expuesto a riesgos porque casi el 60% de la producción mundial se encuentra concentrada en la República Democrática del Congo. Además, la capacidad de refinar y procesar el cobalto en bruto se concentra en China, controlando el 90% de la capacidad mundial de refinación. Según la IAE, la demanda crecerá entre 10 y 25 veces hasta 2030, por lo que depender de dos países es arriesgado para el mercado.

Finalmente, el informe no quiere dejar de recordar que el incremento de eléctricos en las carreteras debe ir de la mano de un cambio de las condiciones laborales y de las normas medioambientales. Además, incide en la importancia de la mejora del proceso de finalización de la vida útil y del reciclaje de los materiales de los vehículos, sobre todo de las baterías, para evitar la contaminación excesiva en este momento y poder reutilizar el máximo de componentes posibles.

Conversaciones: