Híbridos y Eléctricos

ESTE MISMO AÑO

El Gobierno adelantará la ley para permitir a los ayuntamientos cobrar un peaje urbano

Según ha confirmado la Ministra Raquel Sánchez, la ley que permitirá el cobro de peajes urbanos por acceder a las Zonas de Bajas Emisiones llegará antes de lo previsto y ya hablan de este mismo año 2022. 

El Ministerio de Transportes quiere adelantar la llegada de la llamada Ley de Movilidad Sostenible
El Ministerio de Transportes quiere adelantar la llegada de la llamada Ley de Movilidad Sostenible

A principios del pasado mes de marzo, el Gobierno de España, a través del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, confirmó que para finales del próximo año 2023 podría llegar una nueva ley que abriría la posibilidad a que los ayuntamientos cobrasen una tasa o peaje a todos aquellos conductores que quisieran circular por las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) de las ciudades, a priori, independientemente del etiquetado medioambiental que tengan los coches interesados en cruzar las mencionadas áreas. Ahora, la Ministra Raquel Sánchez, ha confirmado que esta ley adelantará su llegada a la fecha prevista inicialmente.

A mediados del pasado año 2021 se aprobó la Ley 7/2021, de 20 de mayo, de cambio climático y transición energética, por la que hacía efectivo el proyecto de que todas aquellas poblaciones con más de 50.000 habitantes deberían contar con un núcleo urbano adaptado a una zona de bajas emisiones. En la mayoría de casos, este área se encontrará en el centro histórico de dicho entorno urbano, aunque no necesariamente debía estar ubicado en tal lugar, de hecho, Madrid ya cuenta con dos espacios de este tipo: Madrid Distrito Centro y Plaza Elíptica.

En una idea inicial, estas áreas deberían estar cerradas al tráfico común que no contase con una etiqueta medioambiental Cero o Eco de la DGT, o que no fuese considerado transporte público. Sin embargo, esta medida podría cambiar radicalmente en los próximos meses, ya que el Gobierno abrió la puerta a la llegada de una nueva ley por la que permitirá a los ayuntamientos cobrar una tasa o peaje a los conductores para poder circular dentro de estas áreas de baja contaminación. En un primer momento, la mayoría de usuarios quedaron bastante asombrados, ya que esta nueva ley eliminará de un plumazo la iniciativa ecofriendly de cerrar las calles al mundanal tráfico rodado más contaminante y les permitirá el acceso siempre y cuando paguen esta tasa.

A priori, los ayuntamientos podrán abrir el tráfico en las ZBE siempre y cuando se abone la tasa o peaje para coches contaminantes
A priori, los ayuntamientos podrán abrir el tráfico en las ZBE siempre y cuando se abone la tasa o peaje para coches contaminantes

En las últimas horas, ha comparecido la Ministra Raquel Sánchez durante la presentación del Global Mobility Call, donde ha admitido la intención de adelantar la llegada de este nuevo apartado en la Ley de Movilidad Sostenible y Financiación del Transporte a este mismo año, algunos meses antes de lo previsto. Concretamente, esta ley dará la posibilidad a cobrar el mencionado peaje urbano de acceso a ciertas zonas, pero también las llamadas "tasas de congestión", que aún se desconoce cuál será su aplicación o propósito. 

«Nuestra intención es llevar próximamente el anteproyecto de ley al Consejo de Ministros en segunda lectura, después de incorporar las aportaciones y observaciones del resto de ministerios. Pero, en cualquier caso, el escenario que nos marcamos es poder aprobar la ley durante este año. Dijimos que la aprobaríamos en 2023, así que vamos con tiempo, y nuestra intención sería aprobarla durante este año. Efectivamente, se prevé la posibilidad de que se establezcan tasas por parte de los ayuntamientos para cobrar por la circulación en las zonas de bajas emisiones», aseguró la Ministra Sánchez durante su exposición el pasado jueves 26 de mayo. 

Según recogerá la nueva ley de circulación urbana, esta contemplará y dará cobertura para su implantación en cada ayuntamiento, quienes tomarán la decisión de usar o no esta posibilidad, así como el propio rango económico que se cobrará a todos aquellos afectados por la aplicación de esta nueva ley. Adicionalmente, la Ministra aseguró que aunque estos criterios principalmente están concebidos para ser adoptados por entornos urbanos de más de 50.000 habitantes, lo cierto es que toda población con un menor número de personas también podrá acogerse a la posibilidad de cerrar el tráfico rodado más contaminante y aplicar esta tasa de circulación. 

Conversaciones: