Híbridos y Eléctricos

HASTA 2700 CV

Wright Electric desarrolla un eficiente motor de 2 MW de potencia para aviones eléctricos

Desde Wright Electric ya han presentado el que representará el motor eléctrico del futuro para aviones comerciales de pasajeros. Este es capaz de rendir una potencia de hasta 2700 CV y dotar a la aeronave en cuestión de una eficiencia sin igual.

PORTADA - El primer avión en portar este motor será el Wright 1
El primer avión en portar este motor será el Wright 1

Muchos hemos sido los que nos hemos podido llegar a preocupar sobre la enorme potencia que puede rendir un avión comercial de pasajeros actualmente, y lo realmente complicado que puede llegar a ser fabricar un motor eléctrico equivalente para estos enormes y potentes vehículos. Desde Wright Electric han dado un golpe sobre la mesa y han presentado su motor de avión con una potencia de hasta 2 MW. Una potencia brutal que lo hará capaz de levantar un avión sin mayores problemas. 

Esta empresa de origen estadounidense se encuentra desarrollando su primer avión de pasajeros de un único pasillo, junto a EasyJet, el cual ya es comercialmente viable, desde que la marca nos ha presentado su nuevo motor eléctrico. Algo que hará que este desarrolle sus recorridos con cero emisiones. Este podrá actuar gracias a la energía almacenada en batería o a través de una pila de combustible de hidrógeno. 

Actualmente este nuevo motor ha dado como resultado una potencia de hasta 2.700 CV, que equivale a 10 kW por kilo de peso, algo que supone toda una obra de ingeniería, ya que generalmente, en la actualidad, los motores presentan una proporción peso/potencia de, al menos, el doble. Este ha sido diseñado para poder escalarse a diferentes niveles de potencia, desde 500 kW hasta 4 MW, según la finalidad a la que se destine dicho bloque. 

El motor eléctrico de Wright Electric desarrolla una potencia máxima de 2700 CV

El motor eléctrio de Wright Electric desarrolla una potencia muy elevada con un peso reducido.

Según afirma la empresa, el mayor motor de propulsión para aeronaves, es el que tenemos delante. Es aproximadamente 2 veces más grande que otros propulsores de la competencia que aún continúan con sus labores de pruebas y desarrollo. Próximamente podremos ver este tipo de motores incorporados a aviones de Boeing o Airbus, ya que estos representan más del 90% de la huella de carbono en el sector de la aviación

En estos momentos, desde la marca americana trabajan en incorporar este motor al avión de pasajeros Wright 1, un vehículo de concepción híbrido-eléctrico que utilizará este bloque de la mano de un motor de hidrógeno con el que aumentar su autonomía y potencia. Como hemos mencionado anteriormente, desde Wright Electric están trabajando en ser un fabricante de motores eléctricos para Boeing y Airbus para que este propulsor sea instalado en aviones ya existentes. 

El mencionado Wright 1 recibirá un total de 10 motores eléctricos como el que presentamos hoy aquí, una acción que elevará su potencia hasta más allá de los 20 MW en total, cifra que equivaldría a la potencia que presentan hoy en día aviones como el Airbus A320 que operan cada día en prácticamente todos los espacios aéreos. Debido a la elevada suma de potencia que presenta este bloque, un sistema de dos motores sería capaz de alimentar un avión ATR-42 para 50 pasajeros y, en el caso de incorporarlo en un avión equivalente al Airbus A320, sería capaz de transportar hasta 10 pasajeros más por vuelo.

Como ya he mencionado, desde el año 2017, en Wright Electric trabajan conjuntamente con EasyJet desarrollando un avión eléctrico para llevar a cabo un uso regional del mismo. El objetivo es culminar dicha aeronave para ponerla en servicio a partir del año 2030. Este constará de un total de 186 plazas en un sólo pasillo y tendrá la autonomía suficiente para cubrir distancias de hasta 1287 kilómetros. 

Jeff Engler, director general de Wright, declaró que “en los próximos años, este motor se convertirá en la línea de base para cualquier avión eléctrico del futuro”. Por el momento, aún deberá pasar por varias fases de desarrollo, como las pruebas en cámaras de gran altitud, o la integración con un inversor de alta eficiencia, hasta presentar su versión fase final. La financiación para dicho proyecto proviene de la NASA, el Departamento de Energía, así como de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos y el ejército de tierra. 

Conversaciones: