Híbridos y Eléctricos

SISTEMA ELÉCTRICO DE 900 V

Porsche Mission R, el deportivo eléctrico de Porsche para los circuitos que esconde al próximo 911

Porsche ha presentado el nuevo Porsche Mission R, un concept car eléctrico destinado a competición con el que la firma da una muestra de cómo afrontarán la electrificación en los circuitos, a la vez que hacen un guiño a un hipotético 911 eléctrico.

M21_3881_fine
Porsche Mission R.

Porsche acaba de presentar, con motivo del inminente arranque del IAA de Múnich un deportivo eléctrico que han bautizado como Porsche Mission R, y que tiene como fin acabar sirviendo a los clientes de Porsche en el mundo de la competición, lo que deriva a que bajo su aguerrida carrocería se esconde de alguna manera el germen de un 911 eléctrico.

Y es que Porsche lleva fabricados y producidos más de 4.400 modelos Cup. La última versión del 911 GT3 Cup se ha lanzado este mismo año 2021 y se basa en el 911 de la generación 992. Porsche sabe del reconocimiento que tiene en competición, y quiere seguir en esta posición con la entrada de los coches eléctricos en juego. Por ello el Porsche Mission R está diseñado para ser el próximo paso del fabricante alemán dentro de las copas monomarca, teniendo a los coches eléctricos como pilar central.

Sustentándose en una batería de 80 kWh de capacidad y manda su potencia a las cuatro ruedas. Dependiendo de en qué modo se encuentre, puede llegar a entregar casi 1.100 caballos de potencia. Esta cifra es relativa al modo de calificación, y lo lleva a acelerar desde parado hasta cien kilómetros por hora menos de 2,5 segundos. La velocidad máxima, por su parte, se sitúa por encima de 300 kilómetros por hora. Dice Porsche que cronómetro en mano y en circuito, este Mission R eléctrico logra hacer los mismos tiempos por vuelta que el Porsche 911 GT3 Cup actual.

M21_3878_fine

Porsche Mission R.

Su tren de potencia queda dividido en un motor eléctrico trasero y otro delantero que logran cifras independientes de potencia de 653 y 435 CV, respectivamente, aunque la potencia nominal se mantendrá de manera conjunta en unos más discretos pero igualmente respetables 635 CV.

Si el Porsche Taycan ya dispone de uno de los sistemas eléctricos más potentes del mercado con sus 800 V de tensión, el Mission R da un paso adelante y llega a los 900 V, con lo que consigue principalmente potencias de carga incluso superiores. A su sistema de carga lo han denominado Porsche Turbo Charging, y según la marca eapenas se necesita una parada de 15 minutos durante la carrera para alimentar la batería desde el 5 hasta el 80 por ciento, con una potencia máxima que se sitúa en unos superlativos 380 kW.

M21_3887_fine

Interior del Porsche Mission R.

En términos estéticos el Porsche Mission R se reconoce instantáneamente como un Porsche de circuito, y entrando a examinar sus líneas no sólo nos damos cuenta de que innegablemente ha tomado como base inspiratoria al 911 GT3 Cup, sino que además muestra líneas y formas de lo que acabará siendo el próximo 911 eléctrico, y de paso siembra la posibilidad de que definitivamente sea la próxima generación del 911 la que disponga de, al menos, una variante eléctrica.

Las proporciones son las mismas que las del icónico deportivo de Stuttgart, un volumen delantero se antepone a un parabrisas que a causa del pilar A no se antoja demasiado inclinado, y da lugar a la característica caída de techo que le da esa imagen agachada que siempre ha caracterizado al 911.

M21_3883_fine

Frontal del Porsche Mission R.

Los grupos ópticos muestran un paso adelante en lo que a lenguaje de diseño se refiere, pues se muestran más frescos y modernos que los del Porsche Taycan, aunque suficientemente similares como para constatar que están relacionados entre sí. En la trasera encontramos la ya habitual línea de led que conecta ambos grupos ópticos, en la actual generación del Porsche 911 se ha acabado de implementar como signo de la marca de Stuttgart. 

Cabe recordar que el Mission R se ha presentado bajo la condición de ser un concept car, y que como tal variará en gran medida antes de llegar en este caso a los circuitos. No obstante es una muestra clara de cómo Porsche pretende seguir con un pie en competición a la vez que hacen un pequeño guiño a un hipotético 911 eléctrico mientras que se dirigen hacia la movilidad sostenible.

Conversaciones: