Híbridos y Eléctricos

3.000 DÓLARES EN ESTADOS UNIDOS

Bicicleta eléctrica PWR Dually, un monstruo con un motor eléctrico en cada rueda

El sistema de tracción de la PWR Dually envía la potencia al motor de la rueda que cuenta con tracción, mientras que la retira de la rueda que desliza, de manera que ni la arena, ni la grava ni el barro ni la nieve pueden detener su avance.

PWR Dually portada
La bicicleta eléctrica PWR Dually con doble motor es capaz de atravesar cualquier camino, aunque esté lleno de arena, grava, barro o nieve.

Ya solo por el nombre, la PWR Dually da a entender qué le va a diferenciar del resto de las bicicletas eléctricas del mercado de su gama. Pero también por su aspecto se reivindica como una bicicleta de altas prestaciones. Destacan sobre todo los dos motores eléctricos de cubo que lleva integrados en cada uno de los bujes de sus ruedas, que gracias a un sistema de gestión de la energía que retira la potencia de la rueda que resbala mandando mayor par a la que tiene tracción, le permiten atravesar prácticamente cualquier terreno sin rechistar.

El cuadro de la PWR Dually está fabricado con aluminio 6061, que le permite plantear una geometría de cuadro muy peculiar, con la sección trasera, la que forman la barra vertical y la estructura de tubos que soportan la rueda trasera, muy caída respecto a la horquilla delantera. El objetivo de esta configuración es dejar espacio al ciclista para saltar del sillín rápidamente, y es muy similar al que ofrecen las bicicletas de descenso, precisamente por esa misma razón.

PWR Dually, doble motor

La PWR Dually es una bicicleta eléctrica con doble tracción ideal para transportar un remolque con los niños.

Sin embargo, la PWR Dually no es precisamente una bicicleta de descenso. El sistema de suspensión solo se encuentra en la parte delantera donde monta una horquilla RST Guide MLC con 95 mm de recorrido, mientras que en la parte trasera es rígida, es decir no incluye ningún tipo de amortiguador ni basculante para absorber irregularidades. Esta característica no se debe a un olvido del fabricante ni a un intento de reducir los costes. El motivo es precisamente su sistema de doble tracción. Con un motor de cubo situado en la rueda trasera, una suspensión se convertiría en un componente ineficiente ya que cada vez que entrase en funcionamiento requeriría una energía para comprimirse que restaría rendimiento al motor, con la consiguiente pérdida de tracción.

Para reducir algo el efecto de la eliminación de esta suspensión, el cuadro se monta sobre dos neumáticos con un balón muy alto, de cuatro pulgadas, que eliminan una buena parte de las vibraciones y hacen imperceptibles las irregularidades del terreno más someras. En su contra, puede ser un problema el elevado rebote que ofrece cuando se desciende.

En cuanto a su sistema de tracción eléctrico, está formado por una batería que funciona a 48 V y 14,5 Ah, que se convierten en 696 Wh, que en primera instancia parece suficiente para ofrecer un tiempo de funcionamiento aceptable. Pero hay que tener en cuenta que ha de alimentar dos motores eléctricos de 500 W, situados cada uno de ellos en los bujes de las ruedas, o que limita su autonomía a 72 kilómetros, siempre según el fabricante que no añade en qué circunstancias se logra esta distancia ni a cuanto tiempo de funcionamiento equivale.

Doble motor electrico de cubo de la PWR Dually

Los dos motores eléctricos de cubo situados en los bujes de las dos ruedas de la PWR Dually están gestionados por un sistema de tracción que envía potencia a la rueda con mayor agarre.

La PWR Dually utiliza un sistema de transmisión que impulsa ambas ruedas gobernado por un sistema de control de tracción que envía la potencia al motor de la rueda cuyo neumático tiene agarre, retirándola de la rueda que patina. Sin embargo, no hay más información por parte del fabricante respecto a los motores. No conocer el fabricante y el modelo no permite saber cómo se comporta internamente, cómo apoya al pedaleo del ciclista, el par que puede llegar a ofrecer, los sensores que incluye para ayudar a realizar la transición entre los diferentes niveles de asistencia y si su presencia interfiere al pedaleo cuando no está en funcionamiento.

En cuanto a las prestaciones que puede ofrecer, PWR asegura que es capaz de asistir al pedaleo del ciclista hasta los 45 km/h. A pesar de su cuadro, que imita estéticamente a las bicicletas de descenso, PWR no ofrece este modelo para terrenos excesivamente escarpados, pero sí para caminos y sendas llenos de arena, grava, barro o nieve, tengan la pendiente que tengan.

La transmisión de nueva marchas, los desviadores y las manetas del cambio corren a cargo del fabricante japonés Shimano mientras que el resto de componentes como el manillar, la potencia, el sillín e incluso la tija han sido desarrolladas internamente por PWR.

La potencia de su motor, el nivel de velocidad al que llega a asistir y el acelerador giratorio del manillar convierten a la PWR Dually en una bicicleta que no puede ser considerada un vehículo EPAC. Por eso, en Europa, no podría circular por calles y carreteras, estando su uso restringido al campo y a zonas privadas. Actualmente, el fabricante únicamente la distribuye en Estados Unidos, donde sí es legal esta configuración para considerarla una bicicleta eléctrica, y su precio de venta es de 3.000 dólares.

Conversaciones: