MISMA AUTONOMÍA, MAYOR ACELERACIÓN

Zoe R110: Renault revela los motivos para aumentar la potencia a un utilitario eléctrico

El nuevo Renault R110 ofrece mayor potencia a altas velocidades sin que por ello tenga que resentirse su autonomía. El fabricante francés ya está desarrollando el nuevo Zoe y la nueva plataforma eléctrica en colaboración con Nissan.

Renault Zoe.
Renault Zoe.

Renault abrirá los pedidos para la nueva versión del Zoe R110, con un nuevo motor de 80 kW (110 CV), en las próximas semanas. La llegada de este motor, que ofrece mayor par en las aceleraciones a altas velocidades, es consecuencia del aumento de autonomía que supuso la llegada de la batería de 41 kWh. Sus 300 kilómetros reales le han permitido escaparse de las ciudades y aventurarse en la carretera, donde los clientes han comenzado a demandar mayor aceleración a altas velocidades.

Esta es la razón por la que el fabricante francés lanza este nuevo motor, según ha declarado Eric Feunteun, director del programa de vehículos eléctricos de Renault, en una entrevista concedida a Electric & Hybrid. El directivo asegura que han querido escuchar a sus clientes que echaban de menos una mayor respuesta del motor en recorridos interurbanos. Según Renault, en ciudad los 65 kW del modelo actual son suficientes y la diferencia entre ambos motores es inapreciable, pero existe un público que necesita picos de potencia más elevada.

Para conseguir este incremento de potencia, los ingenieros han trabajado sobre el software de gestión y el cableado, de forma que “se ha modificado la manera en la que se mueve la energía en el motor”. Los cambios físicos son marginales, manteniéndose prácticamente el mismo peso y logrando reducir en dos segundos la recuperación de 80 a 120 km/h.

Eric Feunteun, director del programa de vehículos eléctricos de Renault.

Eric Feunteun, director del programa de vehículos eléctricos de Renault.

Las consecuencias de este aumento de potencia no tienen repercusión sobre la autonomía del coche si se mantienen los ritmos de aceleración constantes. En cambio, si la exigencia se incrementa, es inevitable que la autonomía disminuya. De cualquier forma, esta información, asegura Feunteun, “la obtendremos cuando se homologue el nuevo Zoe bajo el nuevo ciclo WLTP”.

Feunteun también ha confirmado que no habrá cambios en el diseño del Zoe R110. Todo se mantiene igual, al margen de ofrecer un nuevo color de carrocería, “Violeta Blueberry”, que también modifica los colores del salpicadero. Además se añade equipamiento nuevo, como el sistema multimedia R-LINK Evolution, compatible ahora con Android Auto.

Renault Zoe R110 Violeta Blueberry.

Desarrollos de futuros modelos eléctricos

Modificar la potencia de un motor eléctrico no supone una inversión tan importante como la que es necesaria para un motor de combustión. En este sentido, Feunteun argumenta que aumentar la potencia más allá de los 80-100 kW no aporta un valor real para sus clientes. De esta forma “queremos mantener nuestro ADN, que es ofrecer tecnología a precio asequible”, ha añadido.

Renault ya está desarrollando la próxima versión del Zoe, basado en la misma plataforma que el modelo actual. Preguntado sobre este tema, el directivo francés ha querido mantenerse al margen asegurando que “pronto tendremos noticias, pero hoy no puedo dar más detalles”.

La flexibilidad de la tecnología eléctrica de Renault es diferente en lo referente al motor y a la batería. El motor es un componente que puede emplearse en diferentes modelos sin necesidad de grandes cambios. La misma unidad puede mover vehículos tan dispares como un Zoe y una Renault Master ZE. Sin embargo sucede todo lo contrario con la batería, que ha de adaptarse al diseño del vehículo y sus dimensiones. Para diseñar un vehículo eléctrico se tiene que encajar la batería en su parte baja, y cada modelo es diferente en este aspecto, por lo que siempre es un nuevo reto.

Por otro lado, el directivo ha confirmado el desarrollo de la nueva plataforma eléctrica CMF-EV en colaboración con Nissan. En ella la batería tendrá el protagonismo principal, no solo por su ubicación y diseño, sino por la mejora de su química, sin comprometer la seguridad y la durabilidad. Los nuevos motores eléctricos no usarán imanes permanentes en el rotor, lo que reducirá su coste, porque no harán uso de las tierras raras, un material escaso y caro. Los últimos motores del Zoe ya no cuentan con este tipo de materiales, sino que utilizan motores síncronos con excitación externa que maximizan la eficiencia.

Otras tecnologías

En cuanto al diésel, Feunteun no cree en su “desaparición súbita”, pero sí que su continuidad, al igual que el de los motores de gasolina, está en la hibridación, lo que incrementará sus precios. Respecto al hidrógeno, Feunteun considera que su futuro es incierto, por su elevado coste y por la escasa fiabilidad de la pila de combustible.

Conversaciones: