LOS ELÉCTRICOS SUBEN Y EL RESTO BAJA

China espera aumentar un 1,6% las ventas de vehículos eléctricos en 2019

La Asociación de Fabricantes de Automóviles de China asegura que tras el mal balance de 2018, que experimentó el primer descenso de los últimos 20 años, el mercado de vehículos eléctricos superará por primera vez el millón de matriculaciones. 

El mercado de vehículos eléctricos chino superará por primera vez el millón de matriculaciones. /Reuters
El mercado de vehículos eléctricos chino superará por primera vez el millón de matriculaciones. /Reuters

Las ventas de vehículos en China cayeron un 6% en 2018 hasta las 22.7 unidades matriculadas. El segmento de los vehículos eléctricos sufrió una ligera desaceleración aunque el mercado del gigante asiático continuó siendo siendo el mayor competidor global. Los analistas estiman que para 2019, las ventas de vehículos eléctricos pueden superar por primera vez el millón de unidades, lo que supondría un incremento del 1,6% respecto al año anterior.

Los fabricantes están apostando cada vez más por China. Tesla, que fue líder de ventas de vehículos eléctricos en 2018 con 245.240 unidades vendidas, comenzó esta semana la construcción de la Gigafactoría 3, un centro logístico con el que pretende fabricar sus propios coches eléctricos en el gigante asiático. A esto hay que sumar que marcas como Volkswagen, Mercedes-Benz o General Motors ya han mostrado su intención de hacerse con una importante cuota del mercado chino.

Una de las esperanzas chinas para combatir los pronósticos poco halagüeños reside en la fabricación de baterías. China quiere aumentar la capacidad de producción, pero necesita de los proveedores surcoreanos para ello. En este sentido, el Ejecutivo chino limó asperezas con compañías como LG Chem, Samsung SDI o SK Innovations y los incluyó en una nueva lista blanca, que incluye beneficios gubernamentales para las empresas. El resultado fue que las tres firmas establecieron un fondo común de 78.000 millones de euros que se destinará exclusivamente a la producción de baterías para vehículos eléctricos.

Lo cierto es que China se ha dado cuenta del efecto de sus políticas arancelarias y está reculando. La mayor apertura traerá consigo empresas más fuertes no solo de Asia, sino de Europa y de Norteamérica, los principales mercados que sustentan la automoción mundial. Mientras los fabricantes cumplan con los estrictos –aunque necesarios– límites de emisiones que sigue estipulando el Gobierno, China podrá volver a experimentar un aumento en las ventas de vehículos eléctricos.  

Conversaciones: