Híbridos y Eléctricos

INFORME DE OLIVER WYMAN

La conducción 100% autónoma será una realidad en 10 años

La transición hacia una conducción 100% autónoma se llevará a cabo en varias etapas durante la próxima década. Así se desprende del informe "La futura estructura de la industria del automóvil", encargado por la Asociación Alemana de la Industria Automotriz (VDA) a la consultora Oliver Wyman.

Faltan 10 años para que la conducción totalmente autónoma sea una realidad.
Faltan 10 años para que la conducción totalmente autónoma sea una realidad.

El coche autónomo, totalmente automatizado, llegará al usuario final dentro de 10 años. En concreto, se baraja el periodo 2025-2030 como fecha de resolución, tal y como vaticina el informe "La futura estructura de la industria del automóvil" encargado por la Asociación Alemana de la Industria Automotriz (VDA) a la consultora Oliver Wyman y del que se hace eco el diario económico Cinco Días. Sin embargo, este proceso se llevará a cabo de forma paulatina, en diferentes fases. Conozcámoslas mejor.

Tecnología transformadora

De cara al año que viene, los vehículos autónomos se caracterizarán por la conducción supervisada, ya que dispondrán de controles laterales y longitudinales dirigidos por el sistema de a bordo. Durante la circulación, los coches se mantendrán dentro de sus carriles y guardarán la distancia de seguridad necesaria de forma automática. En cambio, el conductor siempre deberá permanecer atento a lo que sucede en la carretera y mantener las manos en el volante.

Ya en el año 2020, la automatización alcanzaría el nivel dos, aunque el conductor todavía se vería obligado a supervisar el sistema en todo momento. Posteriormente, se llegaría al nivel tres, momento en el que simplemente debería asumir el control del vehículo cuando únicamente fuera necesario. En ambas fases, el sistema del coche supervisará los movimientos laterales y longitudinales del mismo.

Llegado el año 2025, los vehículos autónomos adquirirán el nivel de automatización 4, donde el coche no necesitará de la intervención humana en unas determinadas situaciones de uso, aunque podría requerir su intervención en casos particulares, como situaciones de mala visibilidad debido a la climatología o maniobras complicadas. Por último, entre 2025 y 2030 se desplegará la conducción autónoma de nivel 5, aquella en la que el vehículo prescindirá por completo de la acción humana para desplazarse por las vías públicas.

En ventas, el estudio también avanza que los vehículos equipados con sistemas de automatización parcial aglutinarán un 25% del mercado en el año 2030; mientras que los coches plenamente autónomos representarán el 15% de las matriculaciones dentro de 12 años. Para Joern Buss, socio de Oliver Wyman y autor del informe, "la industria deberá hacer frente a una tormenta perfecta entre nuevas tecnologías transformadoras y los cambios en el comportamiento de los clientes".

Despegue de la movilidad eléctrica

A medida que la conducción autónoma toma forma, se vislumbran otras tendencias que marcarán el futuro del mercado automotriz. El informe La futura estructura de la industria del automóvil también asegura que la industria de la movilidad eléctrica experimentará un gran impulso durante el periodo 2020-2025, aunque ello no significará el descarte de los vehículos de combustión interna tradicional. De hecho, estos últimos convivirán con los híbridos y los eléctricos, resultado del endurecimiento de las políticas regulatorias de emisiones. Se prevé que las matriculaciones de coches híbridos y eléctricos superarán el 60%, gracias a dichas regulaciones.

En general, y a tenor del informe, la industria automovilística aumentará un 30% el volumen de negocio hasta la década de los años 30. Más ventas, pero también más producción. La fabricación mundial de vehículos crecerá un 30% hasta los 123 millones de unidades. El sector disfrutará de valor añadido siempre y cuando todos los agentes vinculados –fabricantes, proveedores, suministradores y empresas de ingeniería, software y logística– trabajen al unísono, en pos de la mejora de toda la cadena de producción del automóvil.

Por último, el servicio de coche compartido o carsharing va a definir la evolución del sector en cuanto a venta de coches y comportamiento de los usuarios. De cara al año 2040, Europa aumentará un 95% el uso de movilidad bajo demanda o en alquiler, en detrimento del transporte mediante coche de propiedad, avión o tren. En Estados Unidos ese incremento se disparará hasta el 114%, aunque por debajo del 358% que, presumiblemente, se dará en China. El gigante asiático se llevará la palma en cuanto a servicios de coche compartido.

Conversaciones: