Híbridos y Eléctricos

EL ESTADO DE INDIANA LO ENSAYARÁ

Luz verde a las pruebas de recarga inalámbrica y dinámica de coches eléctricos en carretera

Las tecnologías de recarga siguen avanzando. Cada día asistimos al lanzamiento de nuevos y más modernos sistemas. Uno de ellos es la recarga inalámbrica mediante el asfalto de la carretera. Las primeras pruebas tendrán lugar en Indiana, Estados Unidos.

recarga-inductiva-carretera-estados-unidos-portada
Luz verde a las pruebas de recarga inalámbrica de eléctricos a través de la carretera

Para que el coche eléctrico tenga éxito es necesario que se implementen nuevas tecnologías que mejoren la autonomía y también el proceso de la recarga. Si bien las baterías cada vez van ganando en prestaciones y rango de uso, el delicado momento de la recuperación de energía sigue teniendo sus puntos débiles. Para tratar de solventarlos el estado de Indiana acaba de dar luz verde a las primeras pruebas de recarga inalámbrica.

La verdad que no es la primera vez que oímos algo semejante. Muchas voces afirman que crear carriles de recarga para coches eléctricos puede ser una manera efectiva y posible para solventar los problemas de autonomía sin incurrir en baterías de gran tamaño y alto coste. En Tel-Aviv, sin ir más lejos, existe un tramo de 600 metros donde bajo el asfalto se esconde un ingenioso sistema para recuperar las baterías de los coches eléctricos.

Sin embargo, esta es la primera vez que tal artilugio se prueba en los Estados Unidos. Recientemente el Departamento de Transporte de Indiana (INDOT) ha anunciado la puesta en marcha del ejercicio de prueba. Por el momento se ha anunciado un tramo corto, de apenas un cuarto de milla, 400 metros, que incorporará la recarga inalámbrica. Este será el primer paso de los tres que consta el proyecto.

recarga-inductiva-carretera-estados-unidos-02

Obras para instalar el sistema de carga inductiva en la calzada.

Las dos primeras fases tendrán lugar antes de que la tecnología se implante de forma estándar en las calles. Y en cuanto a la tercera fase, todavía se desconoce cómo y cuándo será aplicada ya que primero habrá que establecer la viabilidad mediante las pruebas de ensayo que se van a realizar. Tras este proyecto se encuentran, además del propio Departamento de Transporte, la Universidad de Purdue, en Indiana, y la empresa alemana Magment.

Esta última es la encargada de producir el asfalto magnético. Su sistema funciona mediante bobinas introducidas en losas de cemento magnetizado. Estas crearán un campo magnético que será recibido por el vehículo eléctrico, y de esta forma, sin la necesidad de cables, se procederá a la recarga de las baterías y la extensión de la autonomía. Este sistema permite la conexión tanto en parado como en marcha.

Por supuesto, de llegar a buen término el sistema, se requerirá la instalación de bobinas similares en los bajos de los vehículos eléctricos. Sin ellas no será posible recargar. Todavía no se ha fijado una ubicación exacta para ese cuarto de milla tan especial. Será la propia Universidad de Purdue la que lleve a cabo los ensayos. El estado de Indiana es uno de los más retrasados en la implementación del coche eléctrico, contando con tan solo 207 puntos de recarga en toda su geografía.

Conversaciones: