Híbridos y Eléctricos

EN PRUEBAS ACTUALMENTE

Toyota se adelanta en una tecnología clave: las baterías sólidas a bordo del LQ Concept

El Toyota LQ Concept podría ser la catapulta para que el fabricante japonés se decida a dar el salto de la tecnología híbrida que emplean la mayoría de sus modelos a la electrificación plena: baterías sólidas y conducción autónoma.

Toyota LQ Connect baterias estado solido
El Toyota LQ Concept con baterías sólidas testado en las pistas de prueba de Toyota.

El Toyota LQ Concept es, desde que fue presentado el Salón de Tokio hace un par de años, un vehículo conceptual que marca el futuro que Toyota prevé para la movilidad eléctrica. Dos tecnologías embarcadas en él destacan sobre el resto: La primera de ellas son las baterías de electrolito sólido, llamadas a convertirse en las sucesoras de las actuales de litio con electrolito líquido, que ofrecen mayor rendimiento, seguridad y son más económicas. La segunda es la conducción autónoma.

Los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio han vuelto a poner este vehículo de actualidad cuando se le vio acompañando a los atletas en algunas de las carreras de larga distancia que se disputan fuera de los estadios. Pero Toyota no se ha limitado a mostrarlo a todo el mundo en un evento tan mediático como este. También está examinando sus comportamiento en las pistas cerradas de prueba de las que dispone el fabricante e incluso también en alguna carretera, tal y como muestra el vídeo publicado por la marca.

Además de su diseño futurista, digno de películas de ciencia ficción que transcurren en los futuros muy (muy) lejanos de hace dos décadas, lo verdaderamente importante es que Toyota ha escrito en los laterales de la carrocería del LQ tres palabras clave para la movilidad eléctrica del futuro de hoy en día: “All-Solid-State”. El eléctrico japonés se mueve gracias a una batería de electrolito sólido, una tecnología muy prometedora pero que se está haciendo de rogar como sustituta de las actuales baterías de litio con electrolito líquido.

A pesar de que, por sus declaraciones oficiales, Toyota parece ser uno de los fabricantes que no apuesta firmemente por la electrificación, en realidad su intención es que cuando esta llegue lo haga sin que suponga un cambio radical en las costumbres de los conductores. Es decir, la autonomía de los coches eléctricos y la recarga rápida deben estar aseguradas como lo está el repostaje de la gasolina. Por eso el fabricante “se ha saltado“ una primera fase de la movilidad eléctrica en la que se requería un pequeño sacrificio de los primeros usuarios para pasar directamente a la situación en la que estamos hoy en día.

A finales de 2020, Toyota ya anunciaba su intención de presentar un primer prototipo de un coche eléctrico alimentado por baterías de litio con electrolito sólido en 2021. Un coche eléctrico que sería capaz de recargarse en tan solo 10 minutos y recorrer 500 kilómetros con cada carga. Toyota comenzó a trabajar en el desarrollo de baterías en estado sólido en 2017. Los Juegos Olímpicos de 2020 que finalmente se han celebrado en el verano de 2021 en Tokio, han sido testigos de la presentación del primer vehículo eléctrico alimentado por baterías de litio con electrolito sólido.

Toyota lo ha mostrado circulando por las calles acompañado de otros vehículos semiautónomos que han prestado servicio durante todo el evento. En 2019, cuando se hizo se anunció el LQ, Toyota predecía que la producción en serie y en gran volumen de este tipo de baterías no estaría lista hasta mediados de esta década.

Las baterías de estado sólido son actualmente las candidatas más prometedoras para resolver los inconvenientes intrínsecos de las baterías de iones de litio, ya que son capaces de conducir los iones de litio ofreciendo una gran estabilidad y rendimiento. A partir de estas pruebas que actualmente realiza con el LQ Concept habrá que ver si Toyota logra dominar esta tecnología de baterías, cuya densidad energética podría revolucionar el mercado. De ser así, el fabricante japonés podría recuperar su papel pionero, que parece estar perdiendo con la llegada del coche eléctrico.

Conversaciones: