El fabricante que aboga por 'cargarse' los concesionarios tira de ellos para cumplir con las entregas

El sector de los transportes da un sustento fundamental a la industria del automóvil y, a causa del conflicto bélico por el que pasa nuestro continente, ambos se encuentran en una complicada situación de cuello de botella.

Campa logística llena de coches por entregar./Foto: Freepik.
Campa logística llena de coches por entregar./Foto: Freepik.
30/06/2023 11:40
Actualizado a 01/07/2023 09:46

La sociedad evoluciona hacia una movilidad que, de manera cada vez más clara, dibuja un modelo de transporte en el que el coche particular para uso personal está destinado a perder protagonismo. Los fabricantes han de ir adaptando sus estructuras de manera paulatina a esta realidad que se plantea, ya que su volumen de producción se verá afectado y Stellantis ha comenzado por recortar su extendida red de concesionaros. Ahora, sin embargo, a causa de la situación económica por la que pasa Europa, ha tenido que recurrir a ellos en última instancia mediante un contrato extraordinario para poder cumplir con sus entregas.

La razón hay que buscarla en la escasez de conductores de camiones, ya que una parte muy importante de los trabajadores de este sector es de nacionalidad ucraniana. Aunque la situación de desabastecimiento se ha dado en mayor medida en Italia, también se ha tomado esta decisión en más países, aunque se no ha detallado en cuáles.

Según ha dado a conocer el fabricante a través de Santo Ficili, máximo responsable del conglomerado en Italia, han llegado a un acuerdo con los concesionarios italianos para ayudar al fabricante de automóviles a entregar los vehículos en un momento de interrupción más prolongada de lo habitual de la logística europea.

Según el acuerdo, cuyas condiciones se fijaron hace seis meses, algunos concesionarios están directamente recogiendo los coches de las fábricas, en lugar de que se los entregue Stellantis a su red de distribución, que es lo habitual. Actualmente, este convenio está permitiendo mover un 20 % del total de coches que Stellantis necesita entregar.

No es esta la única solución por la que tiene que pasar Stellantis , ya que el consorcio está formando a una parte de su personal interno para que se conviertan en conductores de camiones en unos meses.

Esta medida, sin embargo, se antoja como un paso más en la dirección de deshacerse de los intermediarios entre el fabricante y el cliente final al empezar a prescindir también de las empresas de transporte. Para esto ha llegado, según se hace eco Automotive News Europe, a un acuerdo con Iveco para adquirir 100 camiones, así como con el fabricante de remolques tialiano Rolfo, quien se encargará de suministrar a Stellantis otros tantos remolques para transportar coches.

Los concesionarios, abocados a perder peso en la industria

Aunque se trate de una solución lógica, lo cierto es que no deja de resultar llamativa por la dirección que ha tomado Stellantis.

Su plan consiste en implantar un "modelo de agencia" en el que sus propias marcas vayan asumiendo el control de las transacciones de venta, así también se aseguran actuar directamente sobre el precio final. Aquellos concesionarios cuya existencia se mantenga será, presumiblemente, por lo peculiar de su situación geofráfica o peso en una determinada zona, pero sus funciones se limitarán a llevar a cabo las entregas y los servicios de mantenimiento, de manera muy similar a como funciona Tesla.

Sobre la firma
foto Alejandro
Alejandro González

Redactor y probador en Híbridos y Eléctricos desde 2019. Es técnico superior en Urbanismo y Obra Civil y empezó su carrera en periodismo del motor co-fundando su propio sitio web. Amante incondicional del automóvil y toda la tecnología que lo rodea.