Híbridos y Eléctricos

NUEVOS PLAZOS

Más recortes de Oliver Blume en VW: Audi perderá el proyecto Artemis

La llegada de Oliver Blume a la silla de dirección del Grupo Volkswagen ha venido acompañada de un importante recorte y reorientación de proyectos. Todo apunta a que el programa Artemis de Audi quedará eliminado.

Audi-Grandsphere-Concept-Detalle
El programa de conducción autónoma sufrirá un importante revés

Al Grupo Volkswagen no le salen las cuentas. La estrategia de la compañía se ha visto comprometida ante la llegada de un nuevo CEO. Oliver Blume lleva meses en el despacho general del conglomerado, y desde que aterrizó en él no ha hecho más que aplicar importantes cambios en los planes de las marcas que tiene a su cargo. Un nuevo tijeretazo llega ahora a los de Ingolstadt. Todo apunta a que Audi verá cancelado el proyecto Artemis, cuyo objetivo era desarrollar un coche eléctrico totalmente autónomo de nivel 4 para 2024

El anuncio oficial de la cancelación de este importante proyecto AV (Autonomus Vehicle), o al menos de un considerable retraso, se realizará el próximo 15 de diciembre en una reunión de la junta de supervisión.

En el pasado Herbert Diess había dado manga ancha al desarrollo de nuevas tecnologías de conducción autónoma y desarrollo de software, pero o la inversión fue demasiado justa o los plazos eran cuanto menos imposibles de conseguir. El proyecto Artemis de Audi consiste en el desarrollo de un coche 100% eléctrico y con capacidad de conducción autónoma de nivel 4. Un nivel que permite la completa ausencia de conductor en escenarios muy concretos. Los alemanes impulsaron este proyecto tras la aprobación por parte de la Unión Europea para la circulación de los coches autónomos.

La idea original era presentar este avanzado modelo en algún momento de 2024, pero los constantes retrasos y problemas dejan claro que no iba a ser posible. Los fondos invertidos se cuentan por cientos o miles de millones, y Oliver Blume quiere que el capital se centre en el desarrollo del software de coches de producción en masa. El cambio de estrategia es brutal, porque ahora no será una marca premium del grupo la primera en ofrecer la ansiada conducción autónoma, sino que será la división de vehículos industriales de Volkswagen quien reciba semejante honor. El proyecto ya está muy avanzado.

First autonomous test drive of the ID. BUZZ AD on public roads in Munich!
La división de vehículos comerciales de VW será la primera en ofrecer la conducción autónoma de nivel 4

Hace ya unos cuantos meses, antes del cambio de despacho en la cúpula directiva, Herbert Diess realizó un viaje a bordo de un Volkswagen ID. Buzz autónomo por las calles de Múnich. Actualmente esas unidades de prueba están recorriendo carreteras y calles de Israel, aunque todavía tardaremos un par de años en ver las versiones definitivas del proyecto. Todos los esfuerzos se dirigirán a esa flota de ID. Buzz autónomos, mientras que Audi tiene que retrasar sus objetivos hasta la segunda mitad de la década, aunque no hay un plazo fijo para ello.

El nuevo rumbo permitirá que las plataformas de software que tantos problemas están dando sigan con el desarrollo, aunque habrá cambios. Hasta ahora se conocían como plataformas de software 1.1 y 1.2, pero la nueva denominación implica que la versión 1.2 será renombrada como Software Premium. Irá destinada a las marcas más exclusivas del conglomerado alemán: Porsche, Bentley y Audi, mientras que el resto de marcas generalistas se deben conformar con la versión 1.1 del software, el cual no deberíamos tardar mucho en ver. Es incluso posible que se presente con la actualización del Volkswagen ID.3 que la semana pasada fue comunicada oficialmente.

Siguiendo con los cambios importantes, la esperada plataforma SSP se lanzará finalmente en 2026 y de forma exclusiva para las marcas premium. Aunque se esperaba que los primeros modelos ya pudieran contar con capacidad de conducción autónoma, finalmente las primeras unidades se lanzarán con el software premium, mientras que la esperada autonomía llegará con la versión 2.0 del código, pero no verá la luz antes del 2028. Esa misma versión se empleará para el proyecto eléctrico insignia de Volkswagen, el proyecto Trinity, y ahora numerosas fuentes apuntan a que ya no será una berlina, sino que se transformará en un crossover.

Conversaciones: