Híbridos y Eléctricos

BAJO EL ANAGRAMA DE LINCOLN

El coronavirus se lleva por delante la colaboración entre Ford y Rivian para desarrollar un coche eléctrico

La situación actual ha obligado a Ford y a Rivian a aplazar sine díe su colaboración para desarrollar el primer coche eléctrico de la marca Lincoln, perteneciente al consorcio de la marca del óvalo.

Cancelado el acuerdo de colaboración entre Ford y Rivian para desarrollar el primer coche eléctrico de Lincoln.
Cancelado el acuerdo de colaboración entre Ford y Rivian para desarrollar el primer coche eléctrico de Lincoln.

Ford y Rivian han anunciado la cancelación de su acuerdo de colaboración para desarrollar de forma conjunta un coche eléctrico que se comercializaría bajo la marca Lincoln. Hasta ahora, la crisis sanitaria ha obligado a varios fabricantes  a retrasar las entregas de algunos vehículos. La crisis económica que está provocando retrasará también el desarrollo y por lo tanto la presentación de muchos modelos nuevos. Sin embargo, este es el primer vehículo que cancela su desarrollo por culpa de la pandemia. Los responsables de ambas empresas han querido dejar la puerta abierta a retomar esta colaboración más adelante si se dan las circunstancias adecuadas.

El año pasado, Ford invirtió 500 millones de dólares (450 millones de euros) en el fabricante de 'pick-ups' eléctricas Rivian. El interés de la marca del rombo por las tecnologías de electrificación de Rivian se centra en la utilización de su plataforma específica, modular y flexible, para el desarrollo de un nuevo vehículo eléctrico. Fruto de esta colaboración, en enero de este año, la marca Lincoln, perteneciente al consorcio de Ford, anunció el desarrollo de un nuevo modelo totalmente eléctrico que se uniría a sus dos híbridos enchufables; el Aviator y el Corsair Grand Touring, como parte del compromiso de la compañía con la electrificación.

Sin embargo, las circunstancias sanitarias actuales y la crisis económica que se derivará han dado al traste con este proyecto. El martes pasado, Lincoln informó a sus distribuidores de su decisión de cancelar este proyecto debido al “entorno actual”. La marca deja la puerta abierta a retomar la colaboración más adelante, sin modificar los acuerdos establecidos previamente para el proyecto. de “un vehículo alternativo basado en la plataforma de Rivian”.

El resultado de esta colaboración hubiera sido el primer modelo completamente eléctrico en el catálogo de la marca Lincoln. Aunque todavía no se había definido su diseño preliminar, es probable que se tratase de un SUV, basado en la plataforma modular y flexible de Rivian, pero con un aspecto muy diferente al R1S. Se enmarcaba dentro de la inversión de Ford de más de 11.500 millones de dólares (más de 10.450 millones de euros) en electrificación, que incluye el Mustang Mach-E y una versión eléctrica del F-150.

En el caso del el Mustang Mach-e, Ford optó por que los ingenieros que desarrollan el software de vehículo se lo llevasen a casa durante el confinamiento para continuar, en lo que fuera posible, con su trabajo. Además, también ha insinuado que llegará al mercado más tarde de lo anunciado inicialmente, según se desprende de un mensaje enviado por el fabricante a sus clientes noruegos. La producción de su nuevo SUV eléctrico estaba prevista para la segunda mitad de 2020, y las primeras entregas para el mes de octubre. Sin embargo, Ford, como a la mayoría de fabricantes, ha detenido temporalmente la producción en sus fábricas lo que le ha obligado a retrasar el lanzamiento. En el caso de la versión eléctrica de la pick-up eléctrica F-150 no se sabe todavía la influencia de los cierres y los retrasos en el desarrollo y la producción.

Conversaciones: